Ser exigente no te hace alguien arrogante, egocéntrico o una persona aborrecible. Es algo congruente con tu valor y con una mentalidad de abundancia.

Alguien que puede tener todo lo que quiera, que no tiene miedo ni necesidad de demostrar u obtener algo para ser quien es, es y debe ser selectivo.

Si no lo es, algo está fallando.

Alguien que no es exigente, es alguien que ha dejado su valor para conformarse con lo primero que encuentre.

Sí, puede que en el ámbito de las relaciones y las mujeres, el escuchar el consejo de ser exigente sea algo contraproducente. Después de todo si ahora en tu vida no hay suficientes mujeres o ninguna, ser exigente es algo que no puedes darte el lujo de hacer.

Pero créeme, cuando te digo que NO puedes darte el lujo de NO ser exigente.

Muchos hombres caen en relaciones muy destructivas, tóxicas y desgastantes porque no tienen claro el tipo de mujer que quieren en su vida.

Y no, no me refiero a que tengas una imagen clara del aspecto físico de esa chica. Me refiero a cosas más importantes y que hacen que una relación sea duradera y feliz, o sea una relación que sólo te desgastará y te hará sentir insatisfecho.

¿Qué cosas quieres en una mujer?

¿Qué cosas no quieres en una mujer?

¿Qué cosas podrías dejar pasar en una mujer?

¿Qué cosas nunca dejarías pasar en una mujer?

¿Qué clase de relación quieres con una mujer o con mujeres?

¿Qué tipo de vínculo quieres crear con ellas?

Te hago estas preguntas porque muchos caen en el error de creer que mientras una chica esté buena, lo demás es secundario. No se paran a pensar en su carácter, en sus actitudes, en su visión de la vida y demás cosas.

Sí, puede que pienses que detenerse a pensar en eso es demasiado irreal, que mientras la chica tenga un buen cuerpo lo demás no debe importar.

Yo te pregunto: ¿realmente ese es el tipo de hombre que quieres ser?

¿Un hombre que, con ver un buen par de nalgas, le basta?

Grábate esto: no te conformes.

Creemos que una mujer puede tratarnos mejor si hacemos algo para ganarnos ese trato. Del otro lado, una mujer cree que su hombre cambiará cuando se casen.

Puede que tu novia haga algo que te molesta (y lo hace muy seguido) y a pesar de que ya hablaste con ella, las cosas no parecen cambiar.

Te lo repito: no te conformes.

Sé exigente. Sé congruente con tu valor.

Si pusiéramos en una lista las características (no físicas) de una mujer que quieres en tu vida, ¿qué características estarían allí?

La lista de muchos hombres es así:

  • Que esté buena.
  • Que esté buena
  • Que esté buena.
  • Y ah… que esté buena.

¿Ves el problema?

Muchos hombres no son congruentes con su valor propio que inmediatamente aparezca una chica atractiva van a hacer de todo para enamorarla, seducirla y acostarse con ella.

Hacen todo ese esfuerzo solo por su atractivo físico, confunden una característica física con cualidad.

¿Cómo sería tu lista?

  1. Que te parezca muy atractiva.
  2. Que sea una persona educada.
  3. Emocionalmente estable.
  4. Que tenga las cosas claras con respecto a su vida.
  5. Que tenga metas que persiga todos los días.
  6. Que tenga gustos similares a los tuyos.
  7. Que sea alguien muy sexual.
  8. Que fuera una persona divertida.
  9. Que siempre luche por lo que quiera.
  10. Que cumpla con su palabra.
  11. ¿Qué más añadirías?

Puede que ahora estés pensando que esto es muy idealista, al punto de utópico. Mujeres así no existen, me responderías.

Quiero que tengas claro que no se trata de hacer una lista como si fueras a ir de compras. Como si se tratara de ir al supermercado y encontrar a tu chica ideal.

Se trata tener claro cuáles características buscas en una persona o qué características debe tener una chica para que capte tu interés.

Algo valioso es valioso porque es escaso y tu valor e interés no es algo que vas a ir regalando por allí a cualquiera.

Una vez que tengas esa lista, quiero pedirte que hagas una segunda lista respondiendo a la pregunta, ¿qué cosas no aguantarías a una chica?

Si me lo pregunta a mí:

  • Que sea mal educada.
  • Que me plante o cancele a último minuto.
  • Que sea interesada.
  • Que sea celosa sin control.
  • Que sea posesiva.
  • Que sea sarcástica en todo momento.
  • Que no tenga metas.
  • Que tenga una concepción de los hombres distorsionada.
  • Uff… y muchas más.

Cuando tienes claro qué buscas en una persona y que cosas no soportarías por más atractiva que sea ella, estableces límites. Vas más allá del aspecto físico y no dejas que mujeres que no te convienen entren en tu vida.

Te pongo un ejemplo sencillo:

Imagina que vas una cita con una chica al cine. Ella llega 30 minutos tarde y tú con los boletos en mano la esperas y cuando llega la película ya está a medio empezar. Ella te explica que llegó tarde por un contratiempo en su trabajo. Aceptas la excusa, al fin y al cabo, a todos nos puede pasar.

La segunda cita es algo más simple. Un café y una charla. Pero ella llega 25 minutos tarde. La tercera cita, te cancela antes de que salgas de casa y no quedan para otro día.

¿Qué estás haciendo aquí?

Estás transgrediendo este principio. No estás siendo exigente. Estás soportando un comportamiento que primero va a en contra de lo que quieres y tus valores, sólo porque la chica es atractiva. Segundo estás sentando unas bases pésimas para una relación con ella.

Supongamos que te haces novio de esa chica, ¿crees que ese comportamiento va a cambiar si se hacen novios?

¡Por supuesto que no!

Estás diciendo entrelineas que no importa cómo te trate, siempre vas a estar allí. Estás comunicando que tu tiempo no es una prioridad. Que cualquier excusa puede ser válida y que no necesita cambiar nada, igual vas a estar detrás de ella.

¿Una relación así podría funcionar?

Tal vez por un tiempo.

Pero te aseguro que será una relación con muchos conflictos y momentos ingratos.

¿Qué podrías haber hecho?

Si ella llegó tarde al cine, no entrar a la película.

¿Te interesaría ver una película a medias?

Si llegó tarde al café, preguntar si todo está bien, sin enfadarte, sin ser reactivo, pero dejando claro que tu tiempo es importante.

Si te cancela, hacer planes futuros que te gusten a ti independientemente si ella viene o no.

Es más, si quieres interiorizar este principio de una manera más sencilla.

Pregúntate: ¿permitirás eso a un amigo?

Si un amigo mío se atrasa para ver una película, entenderé que hay mil y un cosas que pueden hacer que se atrase. Pero si es un comportamiento recurrente, podría hacérselo notar con alguna broma, o con algo de humor le haría ver que tiene que cambiar su actitud. Pero dejaré en claro que mi tiempo es una prioridad personal.

Así que, ¿por qué debería permitírselo a una mujer solo porque es atractiva?

Y esto me lleva a una opinión personal:

Si todos los hombres dejáramos las cosas claras, ninguna mujer con los humos bien subidos se comportaría así y se vería forzada a cambiar su actitud.

Lastimosamente, muchos hombres hemos cometido el error de permitir de todo a una mujer solo porque está buena y muchas de ellas se lo han creído tanto que no importa el hombre que tengan en frente, deben comportarse así de forma automática.

Pero la lección es clara: ser exigente es respetar tu valor, tu tiempo y tu mundo. No dejando que cualquier persona entre a él y haga lo que se le venga en gana.

Artículo anterior5 Claves Para Mantener Una Actitud Positiva
Artículo siguienteEl Secreto Para Atraer Mujeres Y Nunca Perseguirlas: Ser La Llama, No La Polilla

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí