Estás allí sentado. Esperando su llamada. Un mensaje. Algo que te diga que está pensando en ti. Que te extraña… ¿Y por qué no? Que te desea.

Es allí cuando tu mente formula esa pregunta inevitable:

¿Cómo hago para que ella me extrañe, me eche de menos y piense en mí?

Una pregunta que en la superficie parece válida. Lógica. Algo que todos – o al menos un gran porcentaje de hombres – se harían cuando una chica que tanto les gusta no les corresponde.

Pero también es una pregunta que esconde mucho.

Sobre todo, esconde una actitud que está carcomiendo tu vida y todo el valor que puedes llegar a tener.

“¿Cómo puedo hacer que esa chica me extrañe, me eche de menos y me desee en esos momentos en los que estoy ausente?”

¿Por qué te haces este tipo de preguntas?

¿Qué esconden?

Y mejor aún, ¿qué podemos aprender de todo ello?

Empecemos por lo básico.

Cuando un hombre se hace este tipo de preguntas cae en la típica creencia que entre más lindo, bueno, atento y servicial sea con una chica más ella lo va a extrañar. Más imprescindible será. Más valioso se verá o más se enamorará ella de él.

En la práctica, las cosas son muy diferentes.

Este tipo de actitudes, con muchas chicas, te dan un boleto directo a la zona de amigos e incluso te convierten en ese muñeco Ken muy lindo, pero sin pene.

Cuando te preguntas: ¿cómo hago que esa chica me extrañe?, no estás buscando una forma de mejorar tu vida, estás buscando satisfacer tu ego.

Quieres ser el pensamiento constante de ella.

Pero, ¿por qué?

¿Qué ganas aplicando algún truco manipulador al estilo “hazte el interesante para que ella te llame” o “deja la conversación en el mejor momento”?

¿Quieres sólo para tener la certeza de que no serás ignorado por ella?

¿De qué te sirve leer, ver, aprender y hasta desvivirte para aplicar este tipo de truquillos con las mujeres?

Ya lo he repetido en varias publicaciones en este blog. Y créeme no lo hago con el fin de ser una grabadora que reproduce la misma frase.

Pero si tienes que recurrir a este tipo de cosas para verte o ser percibido por las mujeres como alguien atractivo, es que en realidad NO lo eres.

Buscas maquillar la falta de algo con gruesas capas de pintura para que, por fuera y desde lejos, se vea bien.

¿Eres drenaje o fuente?

Deja que te pregunte algo personal: ¿qué estás haciendo ahora con tu vida?

¿Estás esperando que ella te llame, te envié un mensaje o haga algo para que recién tomes el rumbo de tu vida y quites el botón de pausa?

Muchos hombres quieren que las mujeres los extrañen, piensen en ellos, que los deseen, pero siguen sentados en el sofá. Esperan que alguien los saque de su pasividad.

Siguen allí dejando que la vida los pase, que alguien más les de color.

Son vasos vacíos esperando ser llenados. Y así es imposible que alguien siquiera te extrañe.

Mira, yo no te digo que empieces a tener una vida más interesante sólo para ligar un poco más. Eso es caer en el mismo error, pero a un nivel diferente. Sigues esperando hacer algo para obtener algo de los demás. Y así las cosas no se darán.

Ten una vida interesante, llena de buenos momentos y mucho pero mucho crecimiento, porque quieres y así lo deseas no solo para levantar unas cuantas faldas.

El gran problema de los hombres “drenaje”, esos que absorben valor del mundo y las personas y nunca se ponen a la tarea de crear y aportar valor.

Sólo buscan formas rápidas de cambiar sus vidas, de mejorar en sus relaciones, de obtener todo lo que quieren, sin perderse ni un minuto de las 7 u 8 series que siguen en Netflix.

Es parte de nuestra naturaleza humana. Nos alejamos de las personas que nos quitan valor. Y nos sentimos atraídos magnética e inconscientemente hacia las personas que nos aportan valor.

Si quieres que ella te extrañe, deja de preguntarte ¿cómo hacer que ella te extrañe, piense y desee?, y empieza a preguntarte: ¿cómo ser ese hombre que se hace inolvidable?

Deja de ser un drenaje y mejor conviértete en una fuente.

Una fuente de buenas cosas, de buenas emociones, de buenos momentos y mejor aún, de mucho valor.

Ten algo mejor que esperar su llamada

La interacción con las mujeres en muchos niveles es simple.

Mientras algunos se devanen los sesos intentando dar con ese truco para hacer que las mujeres los extrañen. Otros están más ocupados dedicando su vida a un propósito superior.

Mientras algunos siguen con el jueguito infantil de mandar mensajes con fotos sobre lo divertida que es su vida y cómo ella se pierde de esa diversión, otros están más ocupados divirtiéndose.

La calidad de tu vida es la que en muchos casos te convierten en un hombre que invade la mente de las mujeres sin esfuerzo.

¿Por qué?

Porque cuando tienes una vida – la vida que quieres – dónde haces las cosas que quieres, dónde trabajas y alcanzas la vida que quieres, SE NOTA.

Es parte de esas cosas que no puedes fingir con las mujeres, simplemente se nota.

Sé nota en tus palabras. En tus emociones. En tus movimientos. Sé nota en eso que algunos llaman “carga emocional”, yo prefiero llamarlo aura.

Desde mi perspectiva hay 3 cosas que hacen que una mujer se sienta atraída a ti:

  1. Que se sienta protegida,
  2. Que se sienta deseada y
  3. Que tengas una realidad poderosa.

Los dos primeros elementos es algo que muchos llegan a comprender, pero el problema está en el tercer elemento, porque es algo que no puedes fingir. Es algo que no puedes aprender en un curso o un libro y tenerlo muy bien memorizado para el día siguiente.

Y a mi punto de vista, es el elemento más importante.

Ten una realidad poderosa

En la ya caduca comunidad de seducción se establecía que para atraer mujeres no importaba quién fueras, lo qué hicieras o qué tipo de hombre fueras. Si podías aprender el ABC de la seducción no había mayor problema.

Tu vida fuera del bar, de la discoteca o de ese lugar al que ibas a ligar no importaba mucho. Lo único que importaba era quién mostrabas ser frente a esa chica.

Pero todo ese peso que es tu realidad es algo que no puedes dejar atrás, no es una mochila que puedes descargarte y dejar botada detrás de una puerta para que no te moleste. Importa, y mucho.

Cuando un hombre se encapricha con una mujer, cuando siente ese malestar por no saber de ella o no tener esa certeza de que le gusta, está manifestando que no está construyéndose una realidad poderosa. Espera que una chica venga a darle algo de validación y ya no se sienta tan perdedor. Lo cual, irónicamente, lo hace sentir peor y más perdedor.

Quizá esperabas que te explique los 3 trucos infalibles para las mujeres te extrañen o los 7 pasos para ser inolvidable para las mujeres, pero la cosa es más simple… y compleja a la vez.

Simple, porque puedes olvidarte de toda esa basura que sólo te convierte en alguien más desesperado por ella.

Y compleja, porque lo que puedes hacer de ahora en adelante, depende ti no de ella.

Nunca se trata de ella, siempre se trató de ti.

De ti, de tu realidad y de cuánto estás haciendo hoy para convertirla en una poderosa.

Artículo anterior¿Por Qué Nos Gustan Las Personas Difíciles?
Artículo siguiente6 Pensamientos De Un Hombre Maduro Y Enfocado

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí