Lo sé. No suena lógico. No es algo que deba pasar. No es justo. No es algo con lo que puedas estar tranquilo. Pero es verdad.

Ha pasado por tu cabeza esta idea muchas veces: “Las mujeres quieren un hombre que se desviva por ellas pero cuando lo tienen a lado, no lo valoran”.

Y te enfadas. Te enfurece que sea así. No las entiendes. Y hasta empiezas a considerar que tu vida sería mejor sin esa chica que tanto te gusta.

Pero… ¿Qué hay detrás de esto?

¿Por qué ser el chico bueno no es nada atractivo y solo te garantiza seguir siendo el tapete de muchas mujeres?

¿Qué significa ser un “chico bueno”, un hombre bueno, uno que siempre es atento, caballeroso y que trata con mucho cariño a esa chica?

Seamos sinceros.

Muchos hombres que hacen esto no lo hacen porque ella les interesa del todo. Lo hacen para mostrar una versión suya que sale a relucir para seducirla, para conquistarla, para hacer que ella vea en ellos al hombre que le “conviene”.

No es real. Es solo una máscara. Una estrategia que, según ellos, les ayudará con las mujeres. Pero… no es real.

Si cuando estás con una mujer atractiva cambia todo en ti: tu comportamiento, tu tono de voz, tu forma de hablar, las bromas que haces, las palabras que utilizas, la forma en cómo te mueves, todo, estás buscando una forma de ganar su aprobación. Estás esperando algo de ella.

Y crees que entre más tierno, más dulce, más romántico o más busques que ella esté bien, más chances tendrás de hacer lo que quieras con ella.

En serio. No es una estrategia sana. No es algo recomendable.

Haces algo para ganar “puntos” con ella. Como si fuera un bendito juego de maquinitas y cuando tengas los suficientes podrás cambiarlos por sexo.

¿Cuál es el problema de los “chicos buenos”?

No son auténticos. En realidad, un chico bueno cae en todas las características poco atractivas y en, muchos casos, características repulsivas con las mujeres.

Son sumisos ya que están a la orden de todo lo que ella diga o quiera. Otra vez, están esperando la recompensa de ser atentos y cariñosos con ella.

Tienen una mentalidad de escasez. Se aferran a una chica que no está interesada en ellos. Esto de por sí, ya es algo que debe darte mucho que pensar.

Tienen carencias en sus vidas. Quieren que alguien más los afirme. Quieren que una mujer pueda darle sentido a esa vida gris que tienen. Quieren que ella sea su mayor propósito, porque sinceramente no tienen otro.

Pero entiende algo: la feminidad de ella no afirma tu masculinidad.

Ella no es la aventura, ella quiere ser parte de tu aventura.

Los chicos buenos no son un reto. Son aburridos, predecibles y obviamente empalagosos. Y, la que considero la peor de todas, son mentirosos.

¿Por qué es la peor?

Porque sus acciones no son sinceras, esperan algo a cambio. Porque sus intenciones están enmascaradas. Dicen buscar la amistad de una chica, cuando en realidad están allí como hienas buscando su momento para almorzar.

Hazte esta poderosa pregunta

Quiero que te preguntes lo siguiente: ¿me comportaría así delante o con mis amigos?

¿Todo ese cariño, todas esas muestras de afecto, cuidado y hasta favores enormes, los haría por un buen amigo?

Si no es así, ¿qué necesidad tiene de hacerlo de esa manera con una chica solo porque es atractiva? ¿Por una chica que recién estás conociendo?

Mucho del problema del “chico bueno” parte de que confunde ser atractivo con ser una buena persona.

Si, puedes ser el tipo más amable, más dulce y más generoso y no ser nada atractivo.

Y también puedes ser una mierda de persona pero altamente atractivo. Yo creo que no quieres ninguno de estos extremos, ¿verdad?

Una mujer no te va a corresponder porque te estás esforzando mucho o más que otros hombres. El esfuerzo no crea atracción. No es moneda de cambio para hacer que las mujeres caigan.

Una mujer que se sienta atraída a ti te correspondería, y no te pondría condiciones para que le gustes.

Como ya lo hemos establecido, sobre esforzarte, insistir, hacer de todo para que las mujeres se fijen en ti, no es la manera más inteligente de mejorar en tus relaciones.

Solo te crea más dependencia y te hace más inseguro.

Sé real

Ser real, siempre, en todo momento, con cualquier persona. Ese debería ser tu mantra.

La vida es demasiada corta para vestir máscaras para lograr lo que quieres. Es demasiada corta para seguir juegos que supuestamente te aseguran obtener a esa mujer.

Y si a pesar de que te muestras real, a ella no le gustas… está bien. No tienes por qué gustar a todas.

Esa idea errada y dañina que debes gustar a todas las mujeres, con cualquiera que hables, en cualquier lugar, lo único que hace es que sigas dependiendo de estrategias artificiales y muy costosas a nivel emocional.

Quiero que te vayas con la siguiente frase: “No es lo mismo ser un hombre bueno, que ser bueno siendo hombre”.

Artículo anteriorCómo Vencer La Timidez Y Ansiedad Social
Artículo siguiente¿Por Qué Las Cosas No Funcionaron Con Esa Chica? 5 Posibles Razones

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí