¿Alguna vez te has acercado a una mujer con el temor de que ella te rechace para descubrir que tu verdadero miedo no era el rechazo, sino no saber cómo continuar la conversación?

Tu mente se desconecta. Tu cuerpo no sabe cómo responder. Las palabras no salen o salen atropelladamente, de forma casi inaudible.

Tus verdaderos miedos se hacen presentes y una vez más, te sientes el hombre más débil y ridículo del mundo.

¿Cómo cambiar esto?

¿Cómo conectar con las mujeres?

¿Cómo hacerlo desde un enfoque que sientas completamente natural, de forma que tu mente no te sabotee y puedas mostrar el verdadero hombre que eres?

Ser capaz de presentarte y conocer nuevas personas es posiblemente el factor determinante en el éxito que puedas experimentar con las mujeres.

Literalmente, esta habilidad hará mucho por ti.

Conocer nuevas personas te ayuda a destruir tu ansiedad social, a dejar atrás tu timidez y aumentar tu autoestima y confianza.

Te acostumbras a esos momentos hasta ahora incómodos y aprendes a no aceptar los rechazos como algo personal.

¿Por qué esto es importante para tu vida?

Porque no le das tanta importancia a las interacciones con mujeres y empiezas a desarrollar una mentalidad de abundancia, cosa esencial para cambiar tu mentalidad y convertirte en un hombre de alto valor.

Todo esto te permite tener más confianza y desarrollar tus habilidades sociales. Conoces más mujeres desde un plano de abundancia, ya no de necesidad o escasez.

Eventualmente llegas a elegir a la mujer adecuada para ti y no te limitas a conformarte con la mujer que está disponible.

¡Vaya habilidad!

¿No crees?

Entonces, si esta habilidad es tan importante para un hombre, ¿por qué es tan difícil de dominar?

Es probable que hayas leído docenas de artículos, visto varios videos en YouTube sobre cómo hablar con mujeres, incluso hayas invertido en uno que otro manual de seducción.

Incluso puede que tengas memorizados varios abridores o frases de entrada y te motivas constantemente para practicarlos. Pero al final del día, te arrepientes de no haberte acercado a esa chica o haber perdido la oportunidad de conocerla.

El problema no es la falta de conocimiento, el problema es la falta de una mentalidad que te anime a acercarte de forma natural y saludable a las mujeres.

La mayoría de los hombres no se acercan a una mujer por 3 razones:

  1. Sienten que están haciendo algo malo o vergonzoso: no quieren molestarla. Y se preocupan por lo que sus amigos o los amigos de ella o los desconocidos que están cerca, puedan pensar.
  2. No saben qué decir: parecen no encontrar las palabras adecuadas. Sienten que no saben cómo acercarse y decir algo genial, atractivo y sexy.
  3. Están preocupados por el rechazo: no quieren enfrentarse a ese momento incómodo. Creen que ella incluso será dura con ellos y es mejor alejarse de una situación que su mente capta como “peligrosa”.

Pero, si pudiéramos sobrepasar todos estos obstáculos, ¿qué pasaría?

Para hacerlo debes comenzar entendiendo que todos estos obstáculos son basura creada por tu mente. No son reales y en muchos casos son excusas para quedarte en tu zona de confort y seguir siendo ese hombre que quiere pero no puede.

Sólo son reales en tu mente. Son historias que tu mente te cuenta para que no tomes acción. Historias que te empujan a quedarte donde estás.

Pero, no siempre te comportas así. No siempre te es difícil acercarte a una mujer y decir un simple “hola”o empezar a hablar.

Imagina la siguiente situación:

¿Qué pasa si no encuentras una dirección que buscas, estás perdido y necesitas llegar a una cita de trabajo importante?

Miras por todos lados y la única persona a quien podrías pedir indicaciones es una mujer particularmente linda. Lo más probable es que le pidas ayuda sin pensarlo mucho, ¿verdad?

En ese momento no te importa lo atractiva que es esa chica, te importa más llegar a tu destino.

Te pones a hablar con ella no con la idea de seducirla o decir algo atractivo, tu prioridad es llegar a esa cita de trabajo, de forma que todo lo demás cobra una menor importancia.

Ahora, ¿qué pasa si escuchas a una chica que está hablando en la mesa de a lado sobre uno de tus libros favoritos, es más ves está agarrando el libro de tu autor favorito, libro que has estado buscando la última semana sin conseguirlo?

¿Existe alguna posibilidad de que te acerques le preguntes acerca del libro, dónde lo compró y puedan entablar alguna conversación divertida?

Imagina que viste a una mujer atractiva dejar caer algo de su bolso. Probablemente no dudarías en ayudarla ¿cierto?

No siempre el miedo te impide acercarte a una mujer que no conoces, porque en el contexto correcto, te acercarías y hablarías con ella, sin mayor problema.

¿Qué es lo que impide a la gran mayoría de hombres acercarse y hablar con una mujer?

La respuesta es simple: muchos hombres tienen una mentalidad de “ligar” que sabotea todo.

El verdadero problema es que cuando ves a una mujer con la que quieres hablar, inconscientemente intentas obtener su aprobación, intentas obtener algo de ella, y ni siquiera la conoces.

Inconscientemente esperas que pase algo con ella. Quieres gustarle de la misma forma en que ella te gusta.

Quieres que ella te vea de una manera sexual, así como tú la miras. Ni siquiera la has saludado y tu mente ya se la imagina desnuda.

Esa mentalidad causa una ansiedad inmensa. Causa inseguridad. Hace que las palabras no te salgan naturalmente y que busques acelerar las cosas, sin siquiera haberlas empezado.

Cuando te acercas con esta mentalidad de ligar, es obvio que ella percibirá algo sospechoso en ti. Te siente como un depredador. Como alguien que está detrás de su presa y que no quiere que se escape.

Por esto es que no conectas genuinamente con ella. Ya que para evitar que tu presa se escape recurres a un plan cuidadosamente pensado, o en su defecto intentas recordar lo que decía aquel manual de seducción o curso.

Todo esto te hace sentir falso, poco natural y forzado.

Y cuando el plan no funciona, te invade el miedo y no sabes qué más decir o cómo actuar.

Las frases no funcionaron o funcionaron y no sabes cómo continuar. Puede que el personaje que intentabas interpretar no funcionara y no sabes cómo proseguir.

De nuevo te sientes falso, poco natural y ahora, más frustrado.

Si cuando caminas por la calle estás obsesionado por hablar con mujeres para ver si te las puedes ligar, es imposible que construyas una mentalidad saludable.

No puedes caminar por la calle, un centro comercial o una plaza y preocuparte por no estar marcando “objetivos”, como muchos gurús de seducción dicen, lo cual me parece aborrecible.

No puedes conectar con una mujer si la ves como un objeto.

Si ya llevas un tiempo viendo, leyendo y revisando sitios web sobre seducción, atracción y mujeres, es posible que tu mentalidad se haya contaminado con esa mentalidad de “ligar”.

¿Cómo cambias esto?

Lo más aconsejable es que te involucres en pasatiempos, actividades al aire libre, en algún deporte o eventos que te resulten interesantes y donde puedas compartir con otras personas, en especial con mujeres.

Obviamente, esto no significa que irás a esas actividades sólo para conocer mujeres, sino que irás porque te apetece ir. Vas porque encuentras esas actividades divertidas o desafiantes, independientemente de si tienes posibilidades de salir con mujeres.

Al hacer esto automáticamente incrementas tu carisma, porque estás de un mejor humor y con menos ansiedad.

Te sientes más motivado para compartir buenos momentos de tu vida con otras personas que frecuentan esas actividades al igual que tú.

Eventualmente, podrás transponer esas experiencias a tu vida cotidiana y el hablar con mujeres ya no será una ciencia espacial, algo que escapa de tus habilidades y conocimiento.

Cambiar esa mentalidad solo es posible cuando te preocupas más por buscar una conexión real con ella, en lugar de impresionarla, de gustarle o hacer que te perciba como el tipo más interesante o atrevido.

Es más inteligente enfocarte en ser un hombre auténtico e interesante que maquinar estrategias complicadas para ganar el interés de una mujer.

Y lo mejor de todo es que tu mente sentirá que estás haciendo algo completamente normal, no te saboteará constantemente y podrás sacar a relucir tu mejor versión.

Artículo anterior¿Por Qué Cuesta Tanto Tomar Acción En Tu Vida? 3 Razones Que Te Están Deteniendo
Artículo siguiente5 Actitudes Atractivas En Un Hombre Más Allá De La Apariencia

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí