Ser capaz de presentarte y conocer nuevas personas es posiblemente el factor determinante en el éxito que puedas experimentar con las mujeres.

Literalmente, esta habilidad hará mucho por ti.

Conocer nuevas personas te ayuda a destruir tu ansiedad social, ya que te acostumbras a esos momentos incómodos y aprendes a no aceptar los rechazos como algo personal.

Al final, no le das tanta importancia a las interacciones con mujeres y empiezas a desarrollar una mentalidad de abundancia.

Todo esto te permite tener más confianza en tus habilidades sociales. Te preparas para conocer y eventualmente elegir a la mujer adecuada para ti y no te limitas a conformarte desesperadamente con la mujer que está disponible.

Entonces, si esta habilidad es tan importante para un hombre, ¿por qué es tan difícil de dominar?

Es probable que hayas leído docenas de artículos o visto varios videos en YouTube sobre cómo hablar con mujeres.

Incluso puede que tengas memorizados varios abridores de conversación y te motivas constantemente para practicarlos.

Pero al final, te arrepientes de no haberte acercado a esa chica o haber perdido la oportunidad de conocerla.

El problema no es la falta de conocimiento. El problema es la falta una mentalidad que te anime a acercarte de forma natural y saludable a las mujeres.

 La mayoría de los hombres no se acercan a una mujer por 3 razones:

  1. Siente que están haciendo algo malo o vergonzoso: no quieren molestarla. Se preocupan por lo que sus amigos o los amigos de ella o los desconocidos que están cerca puedan pensar.
  2. No saben que decir: parecen no encontrar las palabras adecuadas. Sienten que no saben cómo acercarse y decir algo genial o atractivo.
  3. Están preocupados por el rechazo: no quieren enfrentarse a ese momento incómodo. Tal vez crean que ella incluso será dura con ellos.

Pero, ¿si pudiéramos sacar todos estos obstáculos de en medio?

Para hacerlo debes comenzar entendiendo que todos estos obstáculos son basura creada por tu mente

Solo son reales en tu mente, no todas las mujeres tienen que actuar de esta forma.

¿Qué pasa si te pierdes en algún lado y necesitas llegar a una cita importante?

Miras a tu alrededor y la única persona a quien podrías pedir indicaciones es una chica hermosa. Lo más probable es que le pidas ayuda sin pensarlo mucho.

¿Qué pasa si escuchas a una chica que está hablando a tu lado sobre uno de tus libros favoritos? ¿Existe alguna posibilidad de que te emociones contándole como te gustó leerlo y lo increíble de la historia?

Imagina que viste a una mujer atractiva dejo caer algo de su bolso. Probablemente no dudarías en ayudarla, ¿verdad?

Entonces, no siempre el miedo te impide acercarte a una mujer atractiva, porque en el contexto correcto, te acercarías y hablarías con ellas.

Lo que te impide hablar con mujeres

Entonces, ¿qué es lo que impide a la gran mayoría de hombres acercarse y hablar con una mujer?

Y la respuesta es simple: muchos hombres tienen una mentalidad de “conquista” que sabotea su éxito.

El verdadero problema es que cuando ves a una mujer con la que quieres hablar, inconscientemente intentas obtener su aprobación.

Quieres gustarle de la misma forma en que ella te gusta. Quieres que ella te vea de una manera sexual, así como tú la miras.

Esa mentalidad causa una ansiedad inmensa. Cuando te acercas con esa mentalidad de conquista, es obvio que ella percibirá algo sospechoso en ti.

Te siente como un depredador. Como alguien que está detrás de su presa y no quieres que se escape.

Y por ello no conectas genuinamente con ella. Ya que para evitar que tu presa se escape recurres a un plan cuidadoso que te hace sentir falso.

Y cuando el plan no funciona te invade el miedo y no sabes qué más decir o cómo actuar.

Si cuando caminas estás obsesionado por hablar con mujeres es casi imposible que construyas una mentalidad saludable.

No puedes caminar por un centro comercial y preocuparte por no estar marcando objetivos. Para empezar, no veas a las mujeres como “objetivos”.

Ahora bien, si te cuesta hablar con mujeres, lo que te aconsejaría para empezar es que te involucres en pasatiempos, actividades al aire libre, en algún deporte o eventos que te resulten interesantes.

Obviamente esto no significa que iras a esas actividades sólo para conocer mujeres, sino que irás porque te apetece y entretiene ir. Vas porque encuentras esas actividades divertidas o desafiantes, independientemente que conozcas o no mujeres.

Al hacer esto automáticamente incrementas tu carisma porque estás de un mejor humor y con menos ansiedad. Te sientes más motivado para compartir buenos momentos de tu vida con alguna mujer que frecuente esas actividades al igual que tú.

Eventualmente, podrás transponer esas experiencias a tu vida cotidiana y hablar con mujeres ya no será una ciencia espacial, algo que escapa de tus habilidades.

Para cambiar esa mentalidad de conquista al acercarte y hablar con una mujer, tienes que preocuparte más por buscar una conexión real con ella, en lugar de su aprobación.

Tienes que enfocarte más ser genuino y no sólo tratar de ganar su interés.

Y lo mejor de todo es que tu mente sentirá que estás haciendo algo completamente normal, y te saboteará constantemente.

Artículo anterior3 Claves Para Forjar La Mejor Versión De Ti Mismo
Artículo siguienteCuando Dejar De Insistir A Una Mujer (Lo Que Pocos Te Dicen)

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí