Llegas a este mundo como una pizarra en blanco. Tu capacidad o incapacidad de lograr tus metas es sólo el resultado de lo que aprendes, de tu entorno y de tus decisiones o experiencias.

Pero en última instancia tu éxito dependerá de tu capacidad de desarrollar tus talentos y forjar tu mejor versión.

El punto es que el crecimiento personal – que es simplemente otra forma de decir que forjas tu mejor versión – es una elección, eliges moverte al cambio o simplemente quedarte donde estás.

Pero cuando eliges hacerlo provocas una serie de cambios que crean la vida que quieres. No la que te toco vivir. No con la que te conformas. Una vida que quieres.

Si quieres llegar más allá, necesitas aprender más, hacer más, ser más. Por eso es que uno nunca deja de aprender y mejorar. Y no importa que tan alto puedes llegar, siempre hay espacio para mejorar.

Creo que todos tenemos la capacidad innata de crecer, de desarrollarnos y de mejorar.

Desafortunadamente no todos comparten la misma creencia. Y creen que la vida que tienen ahora es todo lo que conocen o lo que podrán lograr.

Están llenos de excusas de por qué no pueden lograrlo. Obviamente esto obstaculiza su crecimiento y su capacidad de desarrollar nuevas habilidades y encontrar nuevas oportunidades.

Tu mente es algo realmente poderoso, lo que pongas en ella lo hará realidad: sea bueno o malo, te potencia o te limite. El problema es que la mayoría de personas piensa que no elige que poner en ella.

Pero la verdad es que tú eliges cómo llenar tu mente a cada instante.

  • Eliges llenarla de conocimientos o darle de rumiar basura en forma contenido irrelevante, noticias y chismes.
  • Eliges cuando te enfocas en tus metas o en tus incapacidades y excusas.
  • Eliges a cada momento.

Y no hace falta ir tan lejos.

Párate un momento y piensa en cómo vives tu vida:

¿Te gusta jugar a lo seguro o perseguir lo que quieres sin importar los obstáculos?

¿Te gusta acomodarte en tu zona de confort o probas cosas nuevas de vez en cuando?

¿Qué eliges a cada momento en tu vida?

Tus respuestas revelan tu mentalidad y la versión que estás forjando de ti mismo. Una versión regular y podrías decir “normal”. O la mejor versión de ti mismo.

Pero si quieres subir de nivel en tu vida, debes estar dispuesto a expandirte. Y para lograrlo veamos 3 ideas que te ayudarán  a forjar la mejor versión de ti mismo.

1. Cuestiona a tu vocecita interna

Si tu mentalidad no crece tu vocecita interna si lo hará. Y entre más crezca más poder tendrá sobre ti.

Esa vocecita te dirá las razones por las que no puedes lograrlo y tú, sin cuestionarlo mucho, creerás que es cierto. Como resultado ni siquiera te tomarás la molestia de intentarlo.

Entonces el primer paso para forjar la mejor versión de ti mismo es reconocer esos pensamientos negativos que te dice a cada momento esa vocecita.

Aprende a escuchar que te dice y sobre todo aprende a cuestionar la validez de esas palabras.

Es así como la próxima vez que esa vocecita te diga algo como: “¿Y qué pasa si fallas?”

Tú responde: “¿Y qué pasa si lo logro?”

Pero no te equivoques esa vocecita no es el enemigo a derrotar, no trata de arruinar tu vida (aunque lo parezca). Al contrario, te está protegiendo del dolor y sufrimiento.

Es como esos padres que no quieren que sus hijos se lastimen jugando, pero en su afán de protegerlos también les obstaculizan el crecimiento y su sano desarrollo.

A esa vocecita no le gusta la incertidumbre y el caos, pero la realidad es que la vida es incertidumbre y caos. Nada es fijo y todo cambia.

Así que tu trabajo es cuestionar, no simplemente aceptar, lo que te dice esa voz. No dejes que se adueñe de tu mente

2. Desafíate a ti mismo

Forjar la mejor versión de ti mismo es posible cuando llevas tus capacidades al límite, cuando te desafías a ti mismo para ver de lo que eres capaz.

Obviamente esto no significa que mañana mismo asistas a una maratón de 10 km. O vayas con tu jefe para exigir el puesto de trabajo más alto. O inviertas todos tus ahorros en una jugada maestra de negocios.

Al contrario, se trata de dar la bienvenida a esos desafíos que te orillan a salir de tu zona de confort constantemente. Se trata de ver esos desafíos como ventanas de crecimiento y no límites que no debes cruzar.

El truco es comenzar con pequeños desafíos que te demuestren que es posible lograrlo.

¿Quieres duplicar o triplicar tus ingresos?

Empieza con algo tan simple como ganar un 10% más el siguiente mes.

¿Quieres tonificar tus músculos y verte más atractivo físicamente?

Ponte un desafío simple como ejercitarte de 10 a 20 minutos todos los días por una semana.

El punto es que no te atormentes con desafíos enormes que tu mente aún no puede manejar. Empieza con algo simple y así empezarás a forjar una mentalidad de logro.

3. Aprende a ver los fracasos como oportunidades de aprendizaje

No todo siempre sale como uno quiere o como lo espera o como uno lo hubiera imaginado.

Aquí tienes dos opciones:

  1. Agazaparte y llorar como un niño a quien le acaban de quitar su helado, o…
  2. Aceptar que las cosas pasan y que puedes hacerlo mejor la siguiente vez.

Esto no lo digo con el interés de desmotivarte, pero fallaras más veces de las que crees o de las que podrás contar. Es parte de la vida.

Pero la forma en cómo abordas el fracaso es lo que te ayuda a forjar una mejor mentalidad.

Alguien “normal” verá su fracaso y dejará que ese fracaso defina quién es y lo que puede lograr.

Un hombre que se esfuerza por forjar su mejor versión verá ese mismo fracaso y mostrará curiosidad:

“¿Por qué fracase?”, “¿Qué podría hacer hecho mejor?”, “¿Cómo actuaré la siguiente vez que me ocurra esto?”

A veces fracasarás por algo que no sabías, por algo que no hiciste o lo hiciste tarde o por algo que creías saber.

Otras veces fracasarás por algo externo, algo que no puedes controlar.

Sin importar la situación, creo que cada fracaso lleva una oportunidad de aprendizaje y de crecimiento.

Y la verdad es que, si no estás fracasando, no estás intentando lo suficiente.

Contrario a lo muchos hemos aprendido en la escuela, cometer errores están bien. En mi opinión es una forma muy poderosa de aprender. De descubrir qué funciona y qué no.

O en las palabras de Henry Ford:

“El fracaso es simplemente la oportunidad de comenzar de nuevo, esta vez más inteligente”.

Artículo anteriorLa Mejor Forma De Atraer Mujeres: Ten Una Mentalidad De Abundancia
Artículo siguienteLa Mentalidad Que Necesitas Para Hablar Con Cualquier Mujer

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí