¿Qué pasaría si pudieras tener el poder de lograr tus metas? ¿De conseguir alcanzar tus sueños y vivir la vida que realmente deseas?

¿Qué pasaría si te dijera que puedes ser, hacer o tener todo lo que siempre has querido?

Esto está y siempre ha estado disponible para ti gracias al poder de tu mente.

Cuando hablamos de utilizar el poder de tu mente nos referimos a ese poder que tiene tu mente para conseguir la vida que realmente deseas, lograr tus metas y disfrutar de todas aquellas cosas que por mucho tiempo habías creído inalcanzable.

Y cuando empiezas a dominar el poder de tu mente aprendes a enfocarte, superar las adversidades y aumentar tu creatividad en la solución de problemas.

Esto te ayuda darte cuenta que no hay limitaciones cuando de verdad quieres alcanzar las metas que te has propuesto. Y aquí quiero mostrarte algunas formas de aprovechar el poder de tu mente y acercarte al logro de tus metas.

1. Sé resiliente

Si no estás familiarizado con el término resiliencia, esta es la capacidad que tiene una persona para salir fortalecida de situaciones desfavorables.

Es una de esas habilidades supremamente valiosas en la que eres capaz de ver cada situación adversa como un aprendizaje para continuar y no darte por rendido.

De hecho, las personas con más éxito son esas personas que han aprendido a ser resilientes ante cada momento duro que tuvieron que afrontar.

Si dejas que los tropiezos te venzan, éstas luego se convierten en creencias que te limitan, que luego la mayoría de personas utiliza como excusas y justificaciones para no salir de su zona de confort.

Son estas personas las que no han entendido que detrás de esas situaciones duras y retos se esconden profundas lecciones y un aprendizaje que te acerca a tu mejor versión.

No lo olvides, no existe el fracaso. Sólo fracasarás cuando abandones.

2. Cree en ti

Esta es una de las claves esenciales para utilizar el poder de tu mente.

Si no crees en ti, obviamente no creerás y mucho menos confiarás en tus habilidades y capacidades. Y cuando no crees en ti, ni siquiera te tomas la molestia de mejorarte o mejorar tus habilidades, ni siquiera te atreverás a salir del puerto – que es tu zona de confort – y embarcarte hacia nuevos horizontes.

Pero, ¿por qué la mayoría de personas no creen en ellos?

Porque han decidido creer a otros. Creen en los pensamientos y palabras de los demás, al punto que estás se sobreponen a las suyas.

Han optado por vivir su vida, según otras personas y por ello cuando tienen que tomar decisiones propias, no tienen ni idea de que hacer. Les da miedo sentirse responsables de ellos mismos y de los errores que puedan cometer.

Es verdad, las personas pueden opinar y creer en lo que ellos quieran, pero si esas palabras o esas opiniones perturban tu mente al punto que decidas renunciar a tus sueños, que no te sorprenda que vivas una vida gris, mediocre y con muchas limitaciones.

Si dejas que las palabras de otros sean más importantes que tus metas, estás renunciando a tu poder personal.

Una vez escuche que los seres humanos nacimos para la grandeza, pero hemos sido programados para la mediocridad.

Crecemos con una mentalidad mediocre, con una mentalidad conformista y que simplemente busca lo necesario y en lugar de cambiar y mejorar, solo busca formas en la que justificar su situación y explicar por qué su vida nunca será como uno la quiere.

Pero cuando tu mente es tu mejor aliada, cuando ésta está programada para el éxito, entonces eres capaz de aprovechar todo ese poder mental para superar cualquier conflicto, cualquier problema.

Cuando nos afirmamos con pensamientos constructivos, con pensamientos que afirman nuestras capacidades, con pensamientos que nos motivan, tus creencias empiezas a cambiar al igual que tu realidad.

3. Obtén claridad con tus metas

Tener claro a dónde quieres llegar es uno de los requisitos para lograr tus metas.

Imagina que salieras de tu casa con la idea de viajar pero no tienes claro a dónde ir, así que sólo improvisas y esperas que las cosas te salgan bien, o por lo menos no tal mal.

Si divagas sobre lo que quieres alcanzar, es decir no tienes claridad, no podrás utilizar el poder de tu mente para identificar las oportunidades que se te presentan en el camino ni mucho menos los errores que estás cometiendo y qué puedes corregir fácilmente.

La claridad es velocidad, y entre más claro tengas a dónde quieres llegar, más rápido llegaras a ello.

4. Arriésgate

Cuando aprendes a controlar tus pensamientos y tus sentimientos, que es parte de utilizar el poder de tu mente, no dejas que pensamientos negativos y sentimientos de baja energía dirijan tu vida.

Y esto te permite tomar riesgos cada vez más grandes, te permite afrontarte a retos que antes ni siquiera creías poder superar.

Lo maravilloso de esto es que tomar riesgos te permite romper con esos patrones limitantes, con todas esas actitudes que te robaban tus sueños y te alejan de la vida que quieres.

Arriesgarse es salir de tu esa zona cómoda, algo tranquila, pero insatisfactoria y aburrida.

5. Practica la lectura diaria

Si me preguntarán cual sería el mejor consejo para reprogramar tu mente, sin dudarlo te respondería que para utilizar el poder de tu mente debes leer, leer todos los días, al menos 30 páginas o 30 minutos.

Ya que esto te ayuda a estimular tu mente, te ayuda a reducir el estrés y ansiedad que sientes cuando lo problemas te abruman. También te ayuda a desarrollar un pensamiento analítico, aumenta tu conocimiento y vocabulario.

En un mundo donde la persona promedio lee menos de un libro al año, el que tú leas al menos un libro por mes te permite estar muy por delante de esas personas que han creído que el aprendizaje es una etapa y no un estilo de vida.

Jim Rhon decía que si lees un libro por mes sobre tu campo profesional o área de interés, en 5 años serás una de las pocas personas que más sepa sobre un tema, prácticamente te convierte en uno de esos pocos expertos.

6. Aprovecha tu tiempo al máximo

El tiempo es algo invaluable… lástima que la persona promedio lo desperdicie en cosas triviales, en actividades que no aportan a su metas y que los mantienen sumergidos en esa mediocridad.

Pero lo más triste, es que muchas de esas personas viven sus vidas como si estás fueran eternas, o como si vivir solo se tratará de llegar al fin de semana para olvidar el hastió de una vida sin sentido y distraerte con algunos tragos, con Internet, videojuegos o con cualquier otra cosa.

Yo sé que tú y yo lo tenemos un poco más claro, sentimos que no vinimos a este mundo solo para comer, ir al baño, dormir y consumir todos los recursos que podamos, para un día simplemente morir.

Es por ello que debes aprender a aprovechar tu tiempo al máximo. Organizarte de forma que te conviertas en alguien más productivo, en alguien que aprovecha cada minuto de su vida, y no simplemente dejar que el día pase sin más.

Una vez más, creo firmemente que no hemos venido a este mundo para ser sólo un número más en las estadísticas de la población de tu país. Vinimos a este mundo para dejar una huella, has venido a este mundo para dejarlo mejor de lo que lo encontraste.

Y podrás lograrlo, si aprendes a utilizar el poder de tu mente.

Artículo anterior¿Qué Te Hace Realmente Un Hombre De Alto Valor?
Artículo siguiente¿Quieres Atraer Mujeres? ¡Ten Personalidad!

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí