¿Por qué es tan importante la autoestima?

Desarrollar una autoestima positiva, es una de las claves para lograr un equilibrio mental y emocional sobre el que puedes cimentar el desarrollo de una vida plena.

Sin embargo, tener una valoración positiva a nivel personal es una tarea compleja para muchas personas.

Personas que por diferentes razones, nunca están satisfechas con su aspecto propio, tanto a nivel físico como emocional o intelectual.

Pero, ¿qué es la autoestima?

Hablar de autoestima es hacer referencia al concepto que una persona tiene de sí misma. Esta valoración subjetiva es el fruto de los pensamientos propios, de sentimientos y sensaciones e incluso de experiencias.

Todos estos elementos, al fin y al cabo, son los que llevan al individuo por un camino en el que, con sus virtudes y defectos, empieza a desarrollar una opinión sobre su personalidad, características y capacidades.

Conclusión que no siempre es positiva.

Es aquí donde nace el gran problema de muchas personas: tienen una baja autoestima.

Una baja autoestima marcada en su mayoría por los eventos sucedidos durante la infancia, o en su adolescencia y que hoy llegan a tener serias consecuencias en su vida cotidiana.

Consecuencias que van desde el desarrollo de complejos en el aspecto físico, hasta el miedo al fracaso, lo que lleva a rechazar ciertos retos, tareas o responsabilidades por no sentirse capaces de realizarlas con éxito.

Para superar todo esto debemos practicar las siguientes técnicas que nos ayudarán a aumentar y trabajar en nuestra autoestima.

La meta aquí es mejorar la concepción de uno mismo para adoptar una actitud positiva ante la vida y ante nuestras propias capacidades con el fin de sentir que podemos afrontar los restos que nos pone la vida.

Así que prepárate y veamos una por una estas técnicas.

1. Encuentra el origen y pasa a la acción

El primer paso es tratar de buscar el origen de la baja autoestima. La mejor forma de hacerlo, es realizar una introspección en la que la pregunta clave es “¿Por qué?”

¿Por qué no puedo mantener una relación de pareja saludable?

¿Por qué no soy capaz de mantenerme en un empleo de forma estable?

¿Por qué no me siento capaz de culminar este reto que se me presenta en la vida?

Las respuestas a estas preguntas detonan el origen de ese bajo concepto personal que provoca la baja autoestima.

A partir de ese posible origen lo siguiente que debemos hacer es atrevernos, intentarlo, lanzarnos a hacer las cosas que nos dan miedo.

En otras palabras, debes tomar acción.

¿Cómo hacerlo?

Simple, convierte el esfuerzo en cualidades positivas.

Por ejemplo, si te preparas a correr una maratón, en lugar de ponerte a hablar del cansancio y de lo difícil que es, convierte todo ello en cualidades positivas que estás desarrollando como el esfuerzo, la disciplina, tus ganas de conseguir esa meta.

2. Busca tus fortalezas

Las personas con una baja autoestima son aquellas que tienen más dificultades para detectar cualidades propias dignas de destacar, incluso puede que no encuentren ninguna.

Sin embargo, todos tenemos algo que vale la pena resaltar. Pero para poder verlo es necesario repasar nuestros logros pasados y ser sinceros con nosotros mismos, dándonos cuenta de las cualidades que nos llevaron a la consecución de ese logro.

Cuando te das cuenta de que has tenido éxito en el pasado es mucho más sencillo transponer esas experiencias a tu presente, es mucho más sencillo decirte a ti mismo que puedes lograrlo y que si en el pasado pudiste hacerlo, puede hacerlo ahora.

Es mucho más sencillo adoptar pensamientos positivos que acallen esa voz interior que te machaca cada minuto que no eres lo suficiente o no que podrás lograrlo.

Buscar tus fortalezas es más que decir que eres especial o que puedes lograrlo, es entender que hubo momento en tu vida en que hiciste un grandioso trabajo y que las cualidades que te llevaron a alcanzar esas metas en tu pasado siguen dentro de ti esperando que las vuelvas a utilizar e incluso mejorar.

3. Detén el auto-castigo

El auto-castigo es una de las características que denotan la baja autoestima.

Sientes que tus errores son imperdonables, que tienes que ser alguien perfecto a cada momento y en cada situación, que no puedes darte el lujo de equivocarte.

Esa idea de perseguir una imagen idónea o perfecta de ser humano, provoca únicamente que te sientas inferior, inseguro y con muchos más miedos.

Es por esto que es esencial aprender a rechazar esos pensamientos que atemorizan y frenan tu desarrollo personal y el optimismo.

De cierta forma, debemos saber perdonarnos a nosotros mismos por los errores o fracasos que hubiéramos cometido. Darnos una segunda oportunidad es lo que nos permite aprender y seguir adelante.

Y cuando nos perdonamos, también aprendemos a reforzar nuestra confianza, cosa que afecta todas las áreas de nuestra vida.

Nos ayuda a reducir el estrés y la ansiedad que sentimos, además que despeja nuestra mente y nos ayuda a estar muchos más concentrados.

Y antes de terminar, quiero que te quede clara la siguiente idea:

La autoestima no es simplemente decirte hasta al cansancio que te amas y que eres especial, porque eso es simplemente mentirte o, mejor dicho, adormecerte con palabras bonitas pero huecas.

Trabajar en tu autoestima es entenderte a ti mismo, es descubrir quién eres y quién quieres ser.

Trabajar en tu autoestima es perdonarte y aprender de tus errores, lo cual te ayuda a crecer.

Trabajar en tu autoestima es desprenderte de tu pasado, no tenerle miedo a tu futuro y vivir disfrutando tu presente.

Artículo anterior5 Verdades Sobre La Vida Que Nadie Quiere Aceptar
Artículo siguiente5 Claves Para Mantener Una Actitud Positiva

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí