Sin darnos cuenta, caemos en ciertos hábitos, ciertas actitudes o mentalidades que nos limitan. No sólo en nuestras relaciones, también lo hacen en nuestra vida.

Cada paso que damos lo sentimos cómo luchar contra nosotros mismos.

Y es precisamente aquí donde se marca la línea entre ser un hombre maduro y enfocado o seguir siendo ese niño que protesta y patalea porque la vida no es tan fácil como quisiera.

Claro, los puntos que veremos en aquí pueden servirte como una especie de lista de verificación para tu propia vida. Pero desde ya te digo que esto no es algo absoluto grabado en piedra.

Me gusta verlo como una forma de darnos cuenta de cuánto hemos crecido y cuánto más podemos hacerlo.

A continuación, quiero compartir contigo 6 pensamientos que tiene un hombre maduro y enfocado y que dejan atrás al niño.

1. Tus pensamientos crean tu realidad

Lo has escuchado muchas veces:

  • Tus pensamientos crean tu realidad.
  • Ten pensamientos más positivos.
  • Deja atrás la negatividad en tu vida.
  • No te permitas tener ni un pensamiento negativo.

Pero más allá de los típicos anuncios de autoayuda básica, el entender que tus pensamientos son una parte esencial en el proceso de creación de tu vida es algo que puede cambiarla.

Es algo que demuestra cuánto has avanzado en tu camino de crecimiento.

La calidad de tus pensamientos define los sentimientos que llegas a tener a lo largo de tu día, esos sentimientos se traducen en acciones, acciones que pueden impulsarte o pueden alejarte de aquello que quieres.

En pocas palabras, los resultados que tienes hoy en tu vida están muy influenciados por los pensamientos que invaden tu mente a diario.

Es posible que al escuchar esto intentes inmediatamente acallar esos pensamientos, dejar tu mente en blanco con meditación, con técnicas mindfullnes y cosas por el estilo, lo cual es contraproducente.

Intentar dejar tu mente en blanco es como intentar que tu corazón deje de latir. En su lugar aprende a reenfocar tus pensamientos hacia lo que quieres.

Recuerda que todo aquello en dónde te enfocas tiende a crecer.

Un hombre entiende que si se enfoca en sus debilidades y carencias éstas se hacen más evidentes e insuperables. Si te enfocas en tus fortalezas y talentos estos crecen.

2. Invertir en ti, es la mejor inversión

Muchos buscan formas novedosas, seguras, diferentes o más rentables para invertir su dinero.

Que si los bienes raíces, que si las criptomonedas, que si el forex, el multinivel, los negocios por internet, pero muchos dejan de lado la inversión más importante: ellos mismos.

Un hombre-niño sigue esperando que todo le llegue por puro pensamiento, porque siente que se lo merece, lo quiere todo gratis.

Pero cuando llegas a comprender que la inversión más importante que harás a lo largo de tu vida es la inversión en ti mismo, puedes sentirte orgulloso de descubrir algo que muchos no están dispuestos a escuchar y mucho menos a entender.

Mientras que un hombre inmaduro cree que el poco o mucho éxito que puedan llegar a tener en su vida se debe a algo externo, tú y yo sabemos que nada se crea allá afuera si primero no se ha creado aquí, en tu mente.

Lo externo y los resultados que estás obteniendo son solo la consecuencia de lo que tienes por dentro, de los pensamientos que alberga tu mente.

Y ¿sabes qué?

Lo maravilloso de todo esto, es que esto tú ya lo tienes muy claro.

Estás aquí invirtiendo en ti. Trabajando en ser una versión superior a la que ya eres.

Ten en claro que este es un proceso que te acompañará el resto de tu vida. Porque siempre hay espacio para más. Más conocimientos, más acción, más crecimiento.

3. Nada externo te define

Tener dinero. Un cuerpo trabajado. Un gran empleo. Éxito profesional. Una gran relación de pareja. Muchos amigos. Un negocio próspero. Una chica espectacular. No son cosas que te definen.

Son parte de tu vida, algunas más importantes que otras, pero NO te definen.

Cuando dejas que lo externo te defina corres el riesgo de perderte.

Si pierdes tu dinero, tu negocio no va bien, te despiden, tu pareja te deja, todo lo creías ser se van con ello. Te sientes sin rumbo y sin propósito.

No confundas el hecho de desapegarte de ello, con conformarte.

Es esencial que te ponga metas, que te plantees objetivos y más importante que trabajes para alcanzarlos.

Y también es esencial que comprendas que, aunque lo pierdas todo, aún quedas tú y la capacidad que tienes para salir de ese fracaso temporal.

Es así como dejas atrás las etiquetas que antes te definían o a las cuales te aferras con desespero.

4. No regales tu paz

Cuando una conversación sin mayor trascendencia te molesta. Cuando una llamada arruina tu día. Cuando un desconocido no arranca cuando sale la luz verde del semáforo. Y esa rabia te acompaña hasta acostarte, estás regalando tu paz. La estás regalando a personas con una importancia y transcendencia en tu vida mínima.

Reaccionar, sin pensar, sin darte cuenta de lo que deja en ti, de las emociones de baja energía que invade tu cuerpo, resulta muy caro.

Y no, no me refiero únicamente al aspecto monetario (aunque a veces pasa), me refiero a la parte emocional y muchas veces a tu salud.

Dejar que las cosas que otros hagan o dejen de hacer te molesten es un claro ejemplo de que te falta madurar. Y comprender que no es que las otras personas hagan esas cosas para molestarte, sino que tú esperas que actúen según tus reglas de vida o tu propia filosofía de existencia.

Esto termina siendo una receta para siempre estar amargado y rabioso por lo que las demás hacen.

Un hombre maduro emocionalmente comprende que no puede regalar su paz y que, si no la cuida, si no sabe cómo conectar con ella y mantenerla, su vida siempre será un frenesí de emociones que lo conducirán por callejones oscuros.

5. La seducción es una consecuencia

No es un proceso. No es un paso a paso. O un ABC que debe seguir para lograr un objetivo. Es la consecuencia de quién eres.

Es la consecuencia de lo que albergas en su mente, de cuánto te conoces, y cuánto has hecho con ese conocimiento.

Si quieres ser un seductor, sé un seductor de la vida. Sé un seductor de todas aquellas cosas que hacen de la vida una aventura maravillosa.

No te limites a querer mostrar tu mejor versión únicamente en un bar o con una chica, muestra tu mejor versión al mundo y a la vida.

De una vez te lo digo, no necesitas aprender tanto cuento para atraer mujeres, NO.

Lo que necesitas es ser ese tipo de hombre que atrae, enamora y seduce sin esfuerzo. Y esto no lo logras aprendiendo un método de seducción, lo aprendes conectando contigo mismo, con tus gustos y trabajando en un propósito que le dé sentido a tus acciones y tu vida.

¿Las mujeres?

Las mujeres llegarán a tu vida.

Pero si sigues creyendo que la seducción es algo que puedes hacer o provocar, seguirás siendo un niño intentando manipular las reglas para que calcen a tus caprichos.

6. Siempre tienes el poder para decidir

Siempre tienes el poder para decidir. No importan las circunstancias, esa capacidad nunca la pierdes.

Quizás no puedas elegir que tu entorno cambie. Así como tampoco puedes decidir que otra persona cambie su conducta. Pero siempre puedes elegir tu actitud ante lo que te sucede.

Viktor Frankl, autor del libro El Hombre En Busca De Sentido decía que:

“Todo puede serle quitado al hombre excepto una cosa: la última de las libertades humanas – poder escoger nuestra actitud ante cualquier tipo de circunstancias”.

Esta última voluntad, como lo llama el Dr. Frankl, es la que determina cómo interpretamos lo que nos ocurre.

Incluso en las circunstancias más extremas, siempre tenemos la capacidad de decidir, cómo procesar y qué hacer con lo que nos ocurre.

Esto determina si aprovecharemos los eventos para lamentarnos y sentirnos como víctimas, o para fortalecernos y manifestarnos como creadores de nuevas realidades.

La pregunta no es si estás o no empleando este poder, sino cómo lo estás haciendo.

¿Qué estás decidiendo hoy?

¿A dónde te están llevando esas decisiones?

Artículo anterior¿Puedes Hacer Que Una Mujer Te Extrañe?
Artículo siguiente¿Alejas A Las Mujeres? Estos 3 Errores Son Los Culpables

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí