Es fácil querer ignorar algo.

Algo que quizás nos afecta enormemente, que determina nuestra realidad, que afecta nuestro futuro y los resultados que seamos capaces de alcanzar.

Cuanto más tiempo nos pasemos ignorando las siguientes verdades que descubrirás en un momento, más tiempo habremos desperdiciado, más lejos estaremos de nuestra mejor versión y de lo que eso nos puede traer.

Muchos dicen que la ignorancia es felicidad.

Yo opino que eso es una total estupidez.

Si queremos crecer, expandir nuestros límites debemos ser honestos con nosotros mismos. Necesitamos estar dispuestos a abrir nuestras mentes y ver el mundo desde una nueva perspectiva.

Después de todo si lo que has hecho hasta ahora no ha funcionado, quizás sea momento de probar algo nuevo.

¿Estás preparado para conocer estas 5 verdades sobre la vida que nadie o casi nadie quiere admitir?

Entonces prepárate para tomar de nuevo el control de tu vida.

Verdad nº1: no puedes hacer felices a todos

Querer hacer esto es la receta perfecta para vivir ansioso y frustrado. Es simplemente una batalla que nunca podrás ganar.

No importa cuán duro lo intentes, hay personas a las que nunca podrás hacer felices. Es más, ni siquiera deberías preocuparte por hacer felices a otros.

La felicidad es algo tan personal, lo que me hace feliz a mí puede no hacerte feliz a ti, y lo que te hace feliz a ti no hará feliz a otra persona que conozcas.

La realidad es que muchas personas no quieren ser felices, si lo has leído bien, NO QUIEREN SER FELICES, están tan apegadas a su vida actual que no conciben – ni quieren hacerlo – otra realidad de la que están viviendo.

No quieren renunciar a sus excusas, a su pasado, a sus aparentes limitaciones, porque hacerlo les demostraría que tienen y siempre han tenido la posibilidad de ser felices. Demuestra que siempre han podido cambiar, crecer, mejorar. Les demuestra que tienen una responsabilidad que no quieren aceptar.

Ahora bien, sin dudas en tu camino hacia lo que quieres vas a toparte con gente que simplemente te criticará, te juzgará y te dirá cómo debes vivir tu vida o que no eres capaz de algo. Te toparás con personas así, más veces de las que te gustaría.

Pero entiende una cosa: no solo no puedes hacer felices a todos, tampoco vas a gustarles a todos. Ni siquiera lo intentes es pura pérdida de tiempo.

No importa que tan buena persona, que tan exitoso o amigable seas, siempre habrá alguien que te criticará y verá intenciones oscuras en lo que haces.

Aquí tienes 2 opciones:

  1. Rebajarte al nivel de esa persona y querer demostrarle que se equivoca o,
  2. Simplemente seguir tu camino.

Una te limita, la otra te potencia, tú decides.

Verdad nº2: nunca serás perfecto

No importa cuánto lo intentes, nunca serás perfecto, las cosas que hagas nunca serán perfectas y tu vida nunca será perfecta.

Obsesionarte con un estándar alto, inalcanzable, lo único que provocará es sufrimiento.

Muchas personas viven atormentadas por el miedo a cometer errores, piensan que cometerlos es imperdonable.

Pero la realidad es que cometer errores no sólo está bien, sino que es la mejor forma en la que puedes avanzar en la vida. Es lo que te forja y te hace la persona que deseas convertirte.

Mientras más abraces la idea que nunca serás perfecto, más feliz serás.

El problema es que muchas personas confunden el perfeccionismo con una virtud, piensan que todo lo que tienen que hacer perfecto. Que si no pueden hacerlo perfectamente es mejor no intentarlo. Es mejor, no hacer nada a hacer algo mediocre.

Yo también pensaba así.

Claro, suena muy lindo, a todo un triunfador, pero es simplemente una excusa para no tomar acción, para quedarnos donde estamos esperando el momento perfecto.

En lugar de centrarte en el perfeccionismo, concéntrate en hacer las cosas lo “suficientemente bien”.

Concéntrate en hacer lo mejor que puedas con las condiciones y herramientas que tengas al alcance, a medida que avances encontraras mejores herramientas y condiciones en tu camino hacia tus metas.

Verdad nº3: nada allá afuera puede hacerte feliz

“Cuando tenga ese trabajo seré feliz”

“Cuando me compre ese coche seré feliz”

“Cuando encuentre pareja seré feliz”

“Cuando baje de peso seré feliz”

Nada allá afuera puede hacerte feliz, todo lo que éstas y otras cosas que seguramente deseas harán en tu vida, es proporcionarte placer y gratificación a corto plazo.

Le realidad es que la felicidad es un trabajo interior. Es algo que creamos a cada momento, en cada decisión, en cada situación.

Bien dicen que no hay camino a la felicidad, la felicidad es el camino.

Cada mañana que te levantas de la cama tienes dos opciones:

  1. Concentrarte en lo negativo, en que es lunes, en que está nublado y que este será otro día espantoso, o…
  2. A pesar que sea lunes, a pesar que esté nublado, a pesar de todo, te concentras en lo que agradeces que existe en tu vida, en lo que puedes lograr ese día, en todos esos aspectos positivos de tu vida.

Una vez escuche que la vida es sólo la suma de las decisiones que tomamos a cada momento.

¿Qué decisiones tomarás mañana cuando te levantes?

Verdad nº4: un día morirás

Mucha gente le tiene miedo a la muerte, pero eso es relativo ya que todo depende de las creencias que tengas.

En lugar de temer a algo que, a todos, absolutamente a todos nos ocurrirá, puedes convertirlo en algo potenciador y liberador.

Muchas biografías de Steve Jobs concuerdan en que cuando él se enteró de su cáncer, eso le dio una nueva perspectiva acerca de su vida. De hecho, sus más grandes logros como el iPhone, el iPod, el iPad, iTunes y demás vinieron después de su diagnóstico.

Es como si el saber que iba a morir mucho antes de lo “normal”, lo impulsó a hacer más y en menos tiempo.

Nuestro tiempo en ese planeta es limitado. Pero la gran mayoría vive sus vidas pretendiendo o asumiendo que el mañana está asegurado que el final nunca va a llegar.

Abrazar este concepto, te permite apreciar aún más tu vida, y empezar a ver cada minuto como un regalo que puedes usar para inspirar o para desperdiciar.

Verdad nº5: el tiempo es tu activo más valioso

Tic, tac, tic, tac.

¿Escuchas eso?

Es el tiempo que no se detiene.

El tiempo no es algo que puedes administrar, no es algo que puedes controlar, simplemente pasa.

Segundo a segundo se te da la oportunidad de convertirte en la persona que deseas ser.

La pregunta aquí es ¿cómo utilizarás tu tiempo?

Dedicas tu tiempo a cosas banales, lo desperdiciarás en publicaciones tontas en redes sociales, lo desperdiciarás en excusas y acciones limitantes.

O quizás lo utilizarás en algo que le dé significado a tu vida, en algo que te haga sentir pasión y entusiasmo.

Aquí la realidad es que no importa en qué utilices el tiempo, este va a transcurrir. Lo único que puedes hacer, lo único que está en tus manos, es saber cómo utilizarás ese cheque de 24 horas que se te entrega a diario.

No puedes guardar nada para mañana, lo único que puedes hacer es utilizarlo inteligentemente, o desperdiciarlo como el común lo hace.

Espero que este artículo te haya gustado, si es así compártelo con tus amigos.

Artículo anterior7 Preguntas Que Todo Hombre Debería Hacerse
Artículo siguienteCómo Mejorar La Autoestima Y Aceptarte A Ti Mismo

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí