Quitarte los nervios cuando estás frente a la persona que te gusta, qué decir o cómo hacerlo, son importantes, pero no tanto como aquellas características que trascienden y hacen que una persona realmente quiera estar contigo.

Si bien, muchos hombres se preguntan cómo ser más atractivos, algo que muchos pasan por alto es que antes de pensar en atraer a alguien, deben eliminar aquellos comportamientos que hacen todo lo contrario: comportamientos que repelen e impiden conectar con otras personas.

Esto es algo que pocos tienen en consideración cuando de amor, atracción y seducción se habla.

Imagina que entras a un bar.

En la barra ves a una chica impresionante, luce sexy, increíblemente atractiva. En tu mente ya quieres todo con ella antes de siquiera acercarte a hablar con ella. Te acercas a la barra y la saludas. Ella te devuelve el saludo y es allí donde notas que tiene un aliento de lo más asqueroso.

Ahora yo te pregunto: ¿te animarías a besarla a pesar de su mal aliento?

Esto es parte de la naturaleza humana, por más cualidades atractivas que tenga una persona, una o unas cuantas desagradables hacen que esa persona se convierta en alguien poco atractiva para ti.

Lo malo pesa más que todo lo bueno que pueda tener. Esto se conoce como sesgo de negatividad y explica esa tendencia que tenemos a enfocarnos más en lo negativo que positivo.

Alguien puede vestirse todo lo atractivo que pueda. Puede pasar muchas horas frente al espejo, pero si su aliento es terrible… olvídate, no la verás de la misma forma.

Y no solo el aliento, para mí la ortografía es muy importante. Imagínate, cuando alguien me escribe no con errores ortográficos, sino con horrores ortográficos.

Muchos hombres han confundido su capacidad de atracción con su capacidad para hacer dinero o su voluntad para pasar muchas horas en el gimnasio.

Y no digo que esto esté mal, todo lo contrario. Se han olvidado de eliminar aquellas características que alejan a las personas de su vida.

Pueden hacer más dinero o marcar más músculo, pero mientras no eliminen esas características nada va a cambiar.

Aquí quiero mostrarte algunas cosas que los hombres deben eliminar de su personalidad.

Obviamente no estás obligado a cambiar nada de tu vida, eso es decisión tuya y de lo que quieres para tu vida.

Deja de ser insistente

Y si, insistente me parece un término muy decoroso para alguien que se vuelve tan pesado para le respondan un mensaje, para que le acepten una invitación o devuelvan una llamada.

Quizás el término correcto sea fastidioso, porque estas personas no sólo son molestas, sino que tienen ese súper poder de echar a perder el día del otro al punto de que no quieres saber nada de ellos.

No sé si lo has visto, es algo raro… (sarcasmo incluido).

Una cosa debe quedarte muy clara: la seducción, la atracción y más aún el amor no se trata de esfuerzo. Nunca se trata de eso y si lo crees, estás yendo por un camino incorrecto.

Cuando conoces a otra persona no tienes ni idea de quién es y la otra persona no tiene idea de quién eres tú.

Pero cuando se ríen, cuando tú le sacas una sonrisa o ella te saca una sonrisa a ti, algo mágico ocurre, empieza a caerte bien.

Si tienes que ser insistente es porque no tienes nada más que ofrecer, así que cuando conozcas a otra persona procura cambiar tu energía, procura proyectar una presencia poderosa, sé creativo, ten sentido del humor, usa tu ingenio, no suprimas todo esto solo con ser insistente.

Deja de ser “raro”

Mandarle un mensaje sin que ella sepa quién eres, es raro.

Quedarte mirándola fijamente sin sonreír o voltear la mirada, es raro.

Aparecerte en su trabajo, en su casa, en el gimnasio sin previo aviso, es raro.

Acecharla en las redes sociales, es raro.

Hablarle planes futuros con esa persona, así la hayas conocido muy poco, es raro.

Yo creo que la lo tienes claro.

Puede que al hacer todas estas cosas, no lo hagas con malas intenciones, pero las demás personas no ven tus intenciones, solo ven tus acciones.

Deja de buscar complacer

Una cosa es que te guste ayudar, ser caballeroso o incluso atento y otra muy distinta – y por lejos – es que sean una especie de sirviente que busca complacer, hacer la vida más cómoda a esa persona.

Nadie se siente atraído por alguien que se comporta y demuestra que está por debajo de otra persona.

Es cómodo ir por camino de querer complacer a esa persona especial. Es cómodo, pero no valorado.

Si tienes atenciones con una persona que no tiene las mismas atenciones contigo sólo con la intención de que algún te corresponda, entiende: no va a pasar.

Como ya te lo dije: ser sirviente es distinto a ser un auténtico y completo caballero. La diferencia está en por qué lo haces y si esa persona responde la misma forma.

Y responde de la misma forma, estás construyendo una relación positiva, si no, de nuevo: no va a pasar.

Deja de vestir gris y común

Tu interior importa y mucho.

Y hemos hablado mucho lo importante que es trabajar en tu mundo interior. Pero sería muy miope de mi parte decirte que sólo ESA parte importa.

No vives solo en tu mundo interior, vives en un entorno social donde las personas te juzgaran a primera vista por lo que pareces, no por quién eres realmente.

Puede parecerte injusto, cruel, irrelevante, pero esa es la realidad.

Cuando sales a la calle, cuando haces fila en un banco o pagas tus compras, cuando te tomas un café, cuando vas a tomarte un trago o cuando saludas a alguien, no ves el interior de las personas. No ves sus sueños, sus ideales, que tan buenas o malas personas son. Sólo ves formas de vestirse, ves colores que combinan o no lo hacen.

Lastimosamente la mayoría de hombres se ha tragado el cuento de que lo exterior no es importante, de nuevo lo es. Y lo es porque refleja que tanto te cuidas. Refleja cómo estás por dentro. Refleja que tanto te quieres.

Puede gustarte o no este punto, eso te lo dejo a tu consideración.

Pero es indiscutible que vestirte de forma atractiva representa una gran ventaja. Es muy fácil sobresalir si los demás se visten igual.

Deja de tener compasión por ti mismo

A mi hubiera gustado tener los ojos claros, el pelo más rizado o una barba súper poblada. Me hubiera gustado. Y lo digo en pasado porque hay cosas que puedo mejorar y que me enfoco, todos los días, en mejorar y otras que me toca simplemente aceptar.

Todo lo que no puedo cambiar no son razones para lamentarme, no son razones para decir que soy una pobre víctima y que los demás deben ser más comprensivos, amorosos o tolerantes conmigo.

Simplemente las acepto y me amo como soy.

Incluso si conoces a personas que son atractivas más allá del físico y que crees que no tienen ningún problema o algo que les desagrada de ellos, si los tienen. La diferencia está en que las aceptan y no se enfocan esas pequeñeces ni pierden tiempo quejándose.

Del otro lado, estás esas personas que son adictas a quejarse, que han hecho de ello un deporte olímpico y que no pierden oportunidad de contar lo dura que ha sido la vida con ellos.

Si puede que la vida sea dura, pero nadie dijo que la vida sea fácil. Esa idea de que la vida tiene que ser fácil es lo que causa su infelicidad.

Es verdad, a veces necesitas darte un descanso, necesitas desahogarte, pasar por una etapa, como un duelo, para sobreponerte, pero si después de hacer todo esto, sigues empecinado en tus quejas, esa ya es tu elección.

Una vez escuche que puedes tener espacio para quejas o para ser feliz, pero no hay espacio suficiente para ambas. Así que tienes que hacer tu elección.

Si lo piensas bien, una persona con una vida plena, exitosa, feliz y con relaciones sociales positivas no tiene lugar en su vida para las quejas.

Puede parecerte cruel, pero es perfectamente natural, nos alejamos de esas personas que buscan que todo el mundo las compadezca, que sienten lastima por ellos mismos.

Y buscamos relacionarnos con esas personas que más aportan a nuestra vida. Así de simple.

Quiero dejarte con esta última idea: ser alguien atractivo no es sólo cuestión de sumar cosas a tu personalidad, también se trata de eliminar cosas que aniquilan ese atractivo.

Artículo anterior¿Quieres Conquistar A Esa Mujer? Deja De Cometer Estos 3 Errores
Artículo siguiente¿Estancado? Estos 5 Hábitos Te Ayudarán A Tomar Acción ¡Ya Mismo!

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí