¿Por qué muchas veces nos molestamos con las demás? ¿Con nuestra familia? ¿Jefe? ¿Clientes? ¿Amigos? ¿Nuestra pareja?

Porque consciente o inconscientemente nos establecemos reglas sobre cómo debe funcionar el mundo, las relaciones y lo que debe o no debe hacer la otra persona por nosotros.

Reglas que imponemos a los demás y que esperamos que cumplan con total facilidad y una sonrisa en el rostro.

Como ya lo habrás adivinado esto es una receta perfecta para siempre pasarlo mal en nuestras relaciones, ya sea de pareja o personales. Pero hoy, descubrirás cómo terminar con todo ello.

Esperar que los otros hagan algo por ti, en el momento en que lo necesitas o lo deseas, es igual a esperar que la lluvia caiga cada vez que tienes ganas de mojarte un poco la cabeza.

Las relaciones no funcionan así. Muy pocos lo llegan a ver.

En esta publicación quiero compartir contigo 5 cosas que equivocadamente esperamos de los demás y que terminan haciéndonos mucho mal.

No esperes que sean perfectos

No hay ilusión más ingenua que esperar que las demás personas sean perfectas. Tomen decisiones adecuadas, SIEMPRE. Nunca tengan defectos y siempre sepan qué decir o qué hacer en el momento adecuado.

No sólo creas una imagen idealizadas de otros, también te aferras a una idea crédula de lo que puedes esperar de los demás.

Está por demás decir que esto a la larga te creará muchos conflictos en tus relaciones de pareja, con amigos o familiares.

En lugar de esperar que los demás sean perfectos o actúen de esa forma, aprende a respetar y aceptar los defectos de los demás.

No te digo que te resignes a todo esto, te digo que hay ciertas cosas que no puedes, ni debes pretender, cambiar.

Las personas que quieren cambiar, cambian por decisiones personales no por exigencias egoístas.

Deja de esperar que estén de acuerdo contigo

Estamos de acuerdo que no hay nada menos patético, menos atractivo y gris que una persona que no tiene opiniones, gustos y aspiraciones propias.

Esa diferencia en opiniones y gustos es lo que hace que conocer personas tenga un gusto especial.

Pero todo esto se va al diablo, cuando esperas que todo el mundo esté de acuerdo con tus opiniones, tus gustos o tus ideas.

Es más, la gente que se molesta con esto, está demostrando la tremenda inseguridad que siente ya que quiere ver reafirmadas sus opiniones y valores cada vez que tenga la oportunidad.

Tú tienes una forma de ver el mundo, yo tengo una forma de verlo, cada persona tiene su propia perspectiva.

Y lo mejor que puedes hacer por ti, es aprender a respetar esos puntos de vistas.

Sí, puedes platicarlos – intentar entenderlos – pero nunca imponer uno porque simplemente te crees superior o con la “verdad absoluta”.

Deja de esperar su aprobación

Mira, hay ciertas situaciones y momentos en los que buscar la aprobación de otros es algo natural. Ya sea de tus padres, de tu hermano, un amigo de toda la vida o incluso de tu pareja.

Y más cuando se trata de una decisión importante en tu vida. Es normal querer escuchar sus opiniones y hasta consejos.

Pero si esas opiniones o esa aprobación es algo necesario y vital para ti, entonces allí si hay un problema.

No puedes parar todo, dejar atrás una meta, algo que es importante para ti, solo porque a alguien más no le parece una buena idea.

Esperar la aprobación de otros es regalar tu poder.

Al final, quien pone pecho a las balas y quién se empeña en dar su mejor esfuerzo para alcanzar esa meta, eres tú, no los demás.

Si, lo demás son un gran punto de apoyo, pero ellos no tienen la convicción y las ganas de lograr esa meta, eso sólo lo tienes tú y depende únicamente de ti alcanzarla.

Deja de esperar que nunca cambien

¿Cuántas veces le has dicho a un amigo o un amigo te ha dicho: “Nunca cambies”?

Con esas palabras estás diciendo no de forma directa: “No cambies, no crezcas, no evoluciones”.

Porque una de las constantes de nuestras vidas es el cambio.

Todo cambiará. A momentos mejorará. A momentos empeorará.

El cambio siempre estará allí.

El cambio, al contrario de lo que pueden pensar las mentes pequeñas, es positivo.

Siempre conlleva retos y nuevos desafíos y todo ello te ayuda a crecer.

Esperar que las demás no cambien es asumir que esas personas no van a crecer, no van a aprender ni muchos menos experimentar. Y si lo piensas bien, es algo egoísta.

Al contrario, si vas a desearle algo a las personas es que cambien, que tengan grandes experiencias, grandes lecciones que marquen su vida, y que puedan tener más dolor del que puedan soportar.

¿Por qué?

Porque de esa forma es que podemos evolucionar, mejorarnos y ser nuestra mejor versión.

Deja de esperar que te den el amor que buscas

Las relaciones comienzan y termina en ti.

Incluso considera lo siguiente:

La calidad de tus relaciones actuales es proporcional a la calidad de relación que tienes contigo.

La hipnoterapeuta Marissa Peer dice que la mayor enfermedad que afecta a la humanidad es el esquema mental de no sentirnos suficientes.

Y por ello buscamos con desesperación que otras personas nos afirmen, nos digan o hagan sentir valiosos.

Buscamos como agua en el desierto un poco de amor de quién sea y en la forma que venga.

Buscamos llenar ese vacío con muchas cosas que supuestamente encajan allí: dinero, reconocimiento, sexo y hasta un amor co-dependiente.

Pero aquí está la paradoja.

Cuando eres tú quien llena ese agujero y dejas de pretender que otros lo llenen por ti, realmente estás aumentando las oportunidades de tener el tipo de relaciones magníficas que siempre has anhelado.

Y no hay nada más atractivo que una persona que se aprecia a si misma que su energía positiva y su amor se derraman sobre los demás.

Artículo anterior¿Por Qué Las Cosas No Funcionaron Con Esa Chica? 5 Posibles Razones
Artículo siguiente¿Quieres Conquistar A Esa Mujer? Deja De Cometer Estos 3 Errores

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí