Eran las 3 de la mañana. 

No podía dormir.

¿Y cómo hacerlo?

La vida me estaba golpeando duro. Había tomado decisiones equivocadas – o por lo menos en ese momento era lo que pensaba – y muchas de ellas me habían llevado a un callejón sin salida.

Sin dinero, con más kilos, más estrés y con relaciones personales rotas o desgastadas.

Me había convertido en aquello que juré nunca ser. Alguien mediocre que siente que la vida le pasa encima sin poder reaccionar.

Pero, ¿eso era realmente verdad?

Puede que ahora que estás leyendo esto, sientas que la vida te está pasando, no sientes progreso ni nada que se le parezca a un cambio positivo.

Es verdad, no eres culpable de todo lo que te ha pasado en la vida, pero eres responsable de lo qué vas a hacer desde ahora.

Sentirte culpable, tener autocompasión y dejarte vencer por el desánimo, no van a cambiar tu vida. Sólo la van a hundir más. Muchos hombres están sumergidos en porquería hasta el cuello, pero en lugar de salir de ello, lo que hacen es sumergirse más hasta que se asfixien en ella.

Claro te preguntarás: “¿Cómo cambio mi vida?”

Y te respondería que cambiando primero tu mentalidad.

Una mentalidad es como los cimientos de un edificio. Querrás construir el edifico más alto y lindo que puedas imaginar, pero si lo cimientos son débiles, o no lo lograrás o todo el esfuerzo que pongas será inútil ya que se derrumbará al poco tiempo.

Quiero mostrarte 5 cambios de actitud que me ayudaron a salir de la oscuridad de mi vida y me mantienen firme en mi propósito todos los días.

1. Aceptar las cosas inesperadas

En inglés hay un modismo que dice: Shit Happens. Que traducido literalmente sería: mierdas ocurren.

Y la verdad es que puedes planear todo lo que quieras, pensar y repensar hasta el último detalle para que nada te sorprenda y todo salga como lo quieres. Pero, la vida no funciona así, de hecho, por más planes que hagas vas a tener que cambiar esos planes, no todo saldrá como esperas.

Algunos planes saldrán como tú las quieres y a la primera, otras simplemente te empujarán a adaptarte y corregir el rumbo.

Y si, esto es lo que hace un hombre comprometido con su crecimiento. Un hombre que entiende que es tonto creer que todo saldrá como lo planea y mejor se enfoca en fortalecerse para que los contratiempos, desvíos y obstáculos del camino no sean más grandes que él.

El problema, es que muchos creen que con sólo planear ya lo tienen todo resuelto y por eso pasan días, semanas o meses intentando hallar el plan perfecto. No existe. Sólo te tienes a ti mismo y tu capacidad de resolver problemas conforme estos aparezcan.

2. No se trata de no caer, se trata de levantarte

Cuando vi la película de Rocky 2 era casi un niño, me emocioné tanto por la escena final en la que Rocky y Apolo luchan por levantarse antes que el otro. Habían luchado varios rounds uno contra el otro, pero lo que determinó la victoria, fue su lucha final contra la caída que ambos sufren.

Ahora, lleva esto a nuestro día a día.

La vida, los problemas y los retos te han golpeado, te están golpeando y van a seguir haciéndolo. Pero no se trata de cuantas veces besas el suelo, se trata de cuantas veces te levantas.

Es más, si la película de Rocky no hubiera tenido esa escena final sería muy aburrida, sin esas caídas la vida también sería muy aburrida, las caídas son parte del camino, son la historia detrás de tu éxito y es por ello que el éxito sabe tan bien cuando te das cuenta lo que te costó.

Las historias perfectas no venden, y no me refiero solo a películas. El tipo que todo lo tiene fácil, que nunca se esfuerza y que todo le sale bien a la primera, eso no vende. Y por favor, no te vendas esa historia a ti, creyendo que tu vida tiene ser así.

Recuerda, las caídas son parte del camino.

3. Valora tus relaciones personales

Era un joven bastante solitario. Pocos amigos. Pocas personas con quienes hablar. Pero al querer salir de esa soledad, empecé a frecuentar personas que no sólo me hacían mal, sino que me limitaban y me empujan en el sentido contrario a donde quería ir.

Es allí donde comprendí que no es tanto la cantidad de personas que están en tu vida, sino la calidad. Muchos se rodean de personas que únicamente hablan de chismes, noticias y de cómo todo se va al diablo. Y eso influye en ti, en tus expectativas y tu potencial.

Eres el promedio de las personas con las que más te rodeas y eso desde ya debería preocuparte por averiguar qué personas están dentro de tu círculo interior, porque esas personas son el reflejo de lo que puedes o no alcanzar.

4. Alégrate por el éxito de los demás

Por muchos años odiaba a las personas exitosas, con dinero o con cosas que yo no tenía ni veía cómo conseguir.

Cuando veía pasar un auto lujoso o nuevo, dentro de mí maldecía a esas personas, y eso en cierto grado me generaba algo de placer o tranquilidad el hacerlo, no me sentía tan mal conmigo mismo.

Pero el daño que me estaba haciendo era tan profundo como imperceptible. Sin darme cuenta estaba viviendo en un mundo de escasez, de miedo y lucha constante.

No era nada raro entonces, que me encontrará quebrado después de tantos años de jugar al emprendedor.

Fue entonces que uno de los varios mentores que tengo me hizo entender que las personas exitosas no sólo sirven para inspirar sino que son la prueba máxima de que es posible hacerlo, que es posible lograr tus metas.

En lugar de repartirte: por qué ellos pueden y yo no.

Mejor repítete: si ellos pueden, yo también.

5. Siempre tendrás problemas, tú eliges cuales serán

El libro El Sutil Arte De Que Te Importe Un Carajo, hay una frase que me encantó: Tanto Warren buffet como el limosnero a fuera del supermercado tienen problemas de dinero, solo que Warren Buffet tiene mejores problemas de dinero.

Ese estado en el que no tenemos problemas, que todo esté bien y nada nos pasa, no existe. O mejor dicho si existe, y se llama muerte.

Los problemas no acaban, estos sólo mejoran. Si no tener una novia es un problema para ti, el tenerla resolverá ese problema pero acentuará otros.

Si no tener dinero es un problema, el tenerlo lo resolverá, pero ahora tendrás el problema de saber administrarlo y hacerlo crecer.

Si estar obeso es un problema, hacer ejercicio es crear otros problemas como comer saludable, controlar tu ingesta de carbohidratos, consumir más líquidos, hacer ejercicio.

Los problemas están allí decidas una u otra cosa. La magia está en decidir qué problemas quieres tener en tu vida.

Y si no decides, no te preocupes… alguien más decidirá por ti pero que los problemas siempre estarán allí en tu vida, todos los días, eso tenlo por seguro.

Y bueno, espero que estos 5 cambios de actitud te ayuden a mejorar tu vida y a replantearte varias cosas que han estado pasando en ella. No te digo que sean las únicas en mi vida, pero si considero que son las que mayor impacto han generado en ella.

Artículo anterior3 Razones Por Las Cuales Las Personas Fracasan
Artículo siguiente5 Estrategias Para Conquistar El Miedo

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí