Es simple… si no crees en ti mismo, nadie creerá en ti.

Cuando somos jóvenes (y te hablo de mi caso particular) a veces tenemos una baja autoestima, una confianza pésima y las creencias que tenemos sobre nosotros mismos son de lo peor.

Al final, nos convertimos en adictos de la aprobación y validación de otros. Buscamos satisfacer las necesidades, deseos y hasta expectativas de otros a costa de las nuestras.

Hoy puedo decirte que esas cosas cambian. Todo empieza con el necesario trabajo en tu interior.

¿Tienes dudas sobre ti mismo?

¡Genial! Porque eso significa que eres humano.

Todos en cualquier momento dudamos sobre nosotros mismos, sobre nuestras capacidades o si nos merecemos tal cosa o no.

Y es que la vida te derribará. Te quitará la fe. Romperá tu confianza y voluntad. Te hará creer que no eres capaz de lograrlo.

Sin embargo, esos momentos no están allí para derribarte y dejarte tendido, están para hacer de ti un mejor hombre.

Una vez escuche a Omar Villalobos decir:

“El hierro no se calienta para hacerlo más débil, se calienta para convertirlo en acero”.

Si lo piensas bien… nada es imposible.

Es simplemente nuestra mente que nos hace creer que no podemos lograrlo.

Las personas de éxito han aprendido a desarrollar creencias inquebrantables que los potencian, que los motivan y llenan de energía. Creencias que los impulsan hacia lo que quieren.

Es por ello que muchas personas quebradas económicamente llegan a construir imperios millonarios.

Personas que fueron diagnosticados con alguna discapacidad o enfermedad grave, llegan a vencerla y sobre salir en la vida.

Personas que después de perder todo o casi todo, logran levantarse y seguir luchando.

Y así te puedes encontrar con muchos ejemplos de vida.

Donde nace el problema es cuando dejas que otras personas con sus críticas y juicios definan quién eres y de lo que eres capaz.

Y te digo que es un enorme problema porque no puedes controlar cómo piensan los demás y por lo tanto quién eres siempre estará fuera de tu control.

Sí, no puedes controlar lo que piensan los demás de ti, pero si puedes controlar cómo respondes a ello. Controlas si decides hacerles caso o no.

Y para que puedas tomar totalmente el control de tu vida, quiero que veamos estas 4 estrategias que te ayudarán a cambiar las creencias negativas sobre ti mismo.

1. Sal de tu zona de confort

En tu zona de confort te sentirás seguro, pero nada crecerá allí.

La sociedad te condiciona a que busques el consuelo, que evites el dolor, te relajes y veas que la vida que tienes no está tan mal y que te conformes con lo que hay.

Si no eres capaz de lidiar con la incomodidad que genera salir de tu zona de confort, vas a detenerte en la vida.

Trabajar en tu crecimiento personal no te hace inmune al miedo, a los fracasos o las dudas, pero te permite mirarlos a los ojos y enfrentarlos.

No quiero endulzar el asunto.

El simple hecho de trabajar en tus metas, luchar por tu éxito no es una experiencia cómoda. Por ello, quieres lograr tus metas debes sentirte cómodo con lo incómodo.

La única forma en la que sabrás de lo que eres capaz es poniéndote a prueba. Toma la decisión de dejar la cómoda y algo limitante zona de confort.

Desafiarte, cambia tus creencias.

Te ayuda a construir una sólida autoestima y a vencer tus miedos más latentes.

2. Calla a tu crítico interno

No odias a esa vocecita de tu cabeza que te dice que nos eres lo suficientemente bueno. Lo suficientemente inteligente. Que no triunfarás porque eres bajito o que eres muy alto. O que no triunfarás en la vida porque no fuiste a la universidad o porque no tuviste el apoyo de tus padres.

Sí, yo también la odiaba.

Pero he aprendido a entenderla.

Ese crítico interno que tenemos nos previene de ciertos peligros, nos protege de cualquier daño y hace un trabajo genial para mantenernos vivos, pero también lo hace muy bien para desanimarte, para que dudes de ti y tus habilidades.

Desafortunadamente, muchos hombres creen que estos pensamientos negativos son verdad, porque los han pensado, porque suenan lógicos, dejando que su crítico interno se apodere del asiento del conductor.

Pero si empiezas a cuestionar lo que te dice esa vocecita – ese crítico – empezarás a tomar el control de tu mente, empezarás a ver cuáles son esos patrones mentales que te limitan y te impiden lograr más.

Empezarás a tomar el control de tu vida y escribir una nueva historia sobre ti mismo.

3. No te hundas en la mediocridad

Sé honesto contigo mismo: ¿estás viviendo la vida que realmente quieres?

En serio, ¿estás viviendo la vida que siempre has querido vivir?

Renunciar a tus sueños porque alguien te dijo que es mejor no soñar, que es mejor conformarse con lo que uno tiene y dar gracias que no se está en una situación peor, es inyectarte la peor de las drogas.

Una droga llamada mediocridad.

Te adormecerás y no esperaras más de la vida. Simplemente vivirás un día a la vez y esperarás que las cosas no empeoren.

Si alguien te dice que no puedes lograr algo, sé el primero en demostrar que está equivocado. Tus sueños son importantes, son los que le dan sentido a tu vida, merecen que luches por ellos.

Abandonar un sueño, una meta, es como dejar que el agua se estanque, a las pocas semanas esa agua se convierte en un pozo de infecciones, de enfermedades, de cosas que pueden destruir tu vida.

Los sueños estancados se convierten en algo tóxico que daña a cualquier persona por dentro.

Como ya lo mencioné: luchar por tu éxito no es algo fácil o cómodo, pero bien vale la pena el esfuerzo.

4. Háblate a ti mismo como un ganador

Desde el primer segundo que te despiertas tienes 2 opciones:

Dejar que tu mente se vea invadida con pensamientos negativos, limitantes, que roban tu energía.

O, con pensamiento estimulantes, edificantes y motivadores.

¿Qué tipo de pensamientos crees que te potencian?

La gran mayoría de hombres se sumergen en al auto-desprecio y creen que siempre serán así. Creen que así son ellos y no hay nada que puedan cambiar.

Ningún bebe nace con baja autoestima, con poca confianza en sí mismo. Al crecer nos dejamos inundar con las opiniones y creencias ajenas.

Si cuando crecías escuchabas constantemente que la vida es difícil, que los que tienen éxito son personas deshonestas, que es mejor conformarse y no arriesgarse a perderlo todo. Que no te sorprenda que hoy no te creas capaz de nada, que sientas que la vida es injusta y que esos sueños que tienes son simples tonterías irreales.

La buena noticia es que puedes reescribir tu historia, puedes cambiar esa voz negativa y desafiar tus creencias.  

Puedes cambiar tus acciones y con ellos tus resultados.

Empieza cambiando como te refieres a ti mismo. Cambiando los pensamientos negativos, acallando a tu crítico interno y atreviéndote a salir de tu zona de confort.

Porque puedes más de lo que hasta ahora has logrado.

Artículo anterior3 Fundamentos Que Todo Hombre Debería Tener En Su Vida
Artículo siguienteCómo Cambiar Tu Vida, Incluso Cuando Crees Que Es Imposible

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí