Las relaciones no son sencillas. Como muchas cosas en la vida. Algo que realmente vale la pena, no es sencillo ni fácil.

Y que no te sorprenda esto como a muchos, que protestan y maldicen cuando se dan cuenta que el agua moja.

Esto no quiere decir que las relaciones de pareja son imposibles, quiere decir que debes tener muchas cosas claras cuando conoces a una mujer, y más todavía cuando empiezas una relación con ella.

Y aquí quiero compartir contigo 3 errores que he encontrado y que muchos hombres comenten cuando quieren conocer más mujeres y más aún, cuando quieren iniciar una relación.

¿Empezamos?

No tener claridad

Entrar en una relación desde la confusión es un camino sin retorno hacia más dolor e insatisfacción en una relación. No sabes que haces allí. No tienes claro qué debes hacer. Y no aportas las cosas adecuadas a la relación.

Quizás estás en un momento donde no quieres una relación establece, quieres experimentar, quieres tener muchas amigas y tener tus opciones abiertas.

Como dicen, quieres acumular ese kilometraje. Lo cual está bien.

Tal vez, ya estás en un punto, en que te has cansado de todo ello y quieres establecerte en una relación. Has encontrado a una mujer que vale la pena y la conexión y la relación que tienen marcha de las mil maravillas. E igual está bien.

No sé cuál sea tu situación.

Lo que, si te puedo decir, es que debes tener esa claridad de lo que quieres en tu vida.

De otra forma vas a tener relaciones inestables, donde alguien espera algo que la otra persona no está dispuesta a dar.

Cuando caes en este hábito lo único que llegas a acumular son malas experiencias y resentimientos.

Así que te invito a que te preguntes:

¿Qué es lo que quiero?

¿Qué busco en una relación en este momento?

¿Qué no quiero?

¿Qué no puedo dejar pasar en una relación o con una mujer?

¿Y qué no resultaría de mayor importancia?

Esperar a que los demás tomen la iniciativa

Escucho y leo a muchos hombres que dicen que: “Bueno si le gusto a esa chica, las cosas se darán por si solas si no, no me importa”.

El problema es que esa actitud de indiferencia muchas veces oculta una actitud de inseguridad y sentirse poco suficiente.

Déjame que te explique.

Si esperas a que ella haga, diga o demuestre de alguna forma que le gustas, para tú recién actuar baja la garantía de que le gustas, te estás colocando en una postura de “no hago nada hasta que los otros hagan algo”.

No actúas desde la seguridad ni desde la confianza.

Hasta cierto punto, te da miedo actuar o ser rechazado. Por lo tanto, esperas a que todas las señales sean claras para recién dar el siguiente paso, eso lo hace alguien que tiene miedo a fallar.

Si eres un lector asiduo de este blog, ya tienes claro que no necesitas de la validación de otros – menos de las mujeres – para ser un hombre de alto valor y disfrutar tu vida. Muchos confunden esto con arrogancia.

No toman la iniciativa porque confunde la sensación de valía, y realmente ser valioso. Esperan que las demás personas hagan todo y ellos nada, porque se sienten “valiosos”.

Si de verdad sientes que eres “valioso” y no necesitas obtener la aprobación de los demás, ¿cuál es la fuerza impulsora que te lleva a hacer grandes cosas en tu vida?

¿Qué es lo que evita que te conviertas en un simple saco de papas feliz en un sofá, sin hacer nada más que esperar a que las demás personas hagan algo por ti?

Aquí está la clave…

Si no haces nada. Si esperas a que los demás den el primer paso. Si te pasas todo el día en el sofá sin hacer nada, es precisamente porque crees que no eres valioso.

Tienes miedo. Tienes miedo al fracaso. Tienes miedo al rechazo. Tienes miedo de hacer cosas que probarán positivamente que no eres suficiente. De modo que no haces nada y te reconfortas en un sentimiento artificial de sentirte valioso.

Ahora bien, ¿qué quiero decirte con todo esto?

Que dejes de tener las nalgas pegadas al sillón. Que asumas el liderazgo de tu vida y dejes de esperar a que las mujeres propongan para mostrar tus intenciones.

Estar con una mujer que sientes que no es la indicada

Muchos hombres terminan en relaciones que no los hacen felices. No son lo que quieren, ni mucho menos lo que esperan.

Y terminan en relaciones de este estilo por miedo a la soledad, por presión social o, lo que es peor, por necesidad y miedo.

Está por demás decir que este tipo de relaciones tiene fecha de caducidad. No es una relación donde ambos se complementan o apoyan, es una relación donde ambos buscan su propio beneficio.

En cuanto a ti, tú que estás viendo y escuchando, si estás en una relación así, ¿qué dice esto de ti?

¿Qué dice de ti el hecho de que estés compartiendo con tu vida con alguien que en el fondo sientes que no es la persona que mereces, quieres o que no es la indicada?

Yo sé que muchos que ya llevan tiempo en una relación así, puedan considerar el hecho de terminar la relación como algo trágico y muy doloroso. Pero creo que es más trágico andar por ese camino de vida sujetando la mano equivocada.

Nunca vas a estar al 100% en esa relación, ni tú ni ella. Solo serán dos personas con miedo a la soledad y miedo a la verdad. Porque si, estar con alguien solo porque si, es mentir a esa persona y mentirte a ti. No te hagas esto.

Artículo siguiente¿Por Qué Nos Gustan Las Personas Difíciles?

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí