Seamos francos. Internet es un océano de información donde puedes encontrar cientos o miles de consejos sobre cómo seducir, ligar o enamorar a la mujer de tus sueños.

Desde cómo vestirte para impresionar hasta qué frases exactas decir.

Todo bien hasta allí.

Pero muchos de estos consejos no siempre son los adecuados. No porque sean inútiles o poco efectivos, sino por el costo que pagas por usarlos.

Muchas de las ideas que tocaremos aquí, según mi opinión, te hacen más daño que bien.

Dañan tu masculinidad y te convierten en un adicto que solo persigue faldas. En lugar de buscar de algo más profundo que llevarte a una mujer a la cama nunca te dará.

Sé el hombre que ellas desean

En seducción se habla mucho de proyectar valor, de lucir como un hombre impresionante, exigente y que no se anda con rodeos.

La típica imagen del macho alfa a quien le llueven las mujeres.

El problema es que todo esto es una fachada. Una imagen maquillada de quién eres realmente.

De cierta forma, quienes aconsejan descubrir qué les gusta a las mujeres y te conviertas en ESE tipo de hombre, también te están diciendo que quién eres ahora no es atractivo y que mejor interpretar la imagen de alguien que si lo es.

Sé nos dice que debemos ser el hombre que ellas desean… pero ¿qué hay de ti?

¿Quieres ser ese tipo de hombre?

Lo paradójico ocurre cuando sacrificas tu verdadera y auténtica personalidad por agradar a otras personas. Intentas solucionar tu problema de necesidad intentando llenarla con más necesidad de validación.

Toda esta idea errada de ser el hombre que las mujeres desean, se basa en la idea de que tienes que hacer cosas para que las mujeres te encuentren atractivo.

No importa QUIÉN ERES por dentro, lo importante es lo que DEMUESTRES.

Es verdad, las mujeres no verán tu interior cuando te vean caminar en la calle. Pero todo tarde o temprano tiende a brillar.

Cómo te sientas por dentro y te percibas a ti mismo, tarde o temprano saldrá a la luz. No puedes interpretar un papel que no es tuyo, siempre.

¿Quieres ser atractivo auténticamente?

Sé congruente. Y hazlo entre lo que dices o haces y quien eres.

Sé el macho alfa

Lo confieso. Yo me trague esta idea y busque interiorizarla en mi vida.

Craso error.

¿Por qué nos aconsejan esto?

Por algo que se basa en la idea de la psicología evolutiva que determina que las mujeres responden al valor y al liderazgo.

Por ello muchos hombres escuchan que deben ser como James Bond, como Tony Stark o como Harvey Specter de la serie Suits.

Y volvemos a las mismas ideas:

  • Haz cosas para ser atractivo.
  • Interpreta papeles para que las mujeres volteen a verte.
  • Recurre a personas para llamar la atención de ellas.

Pero, ¿y si no me siento cómo con ello?

“Si esos papeles no van con mi personalidad, ¿estoy equivocado o algo malo en mí?”.

Cuando te preocupas más por parecerse a ese personaje, a ese mentor o lo que sea, se nota.

Se nota que te preocupas más por cuidar un lenguaje corporal artificial, que te subes el ego solo para sentirte atractivo, que te dices a ti mismo superior a otros hombres porque te han dicho que te repitas esa idea cada mañana.

SE NOTA.

Mira, yo no te digo que dejes de hacer estas cosas, si te gustan o te agradan eso parte de ti, lo que sí quiero preguntarte es: ¿este comportamiento revela tu autenticidad?

¿Quién eres y quien quieres llegar a ser?

Muchas veces esta fachada de “macho alfa”, esconde inseguridades, miedos y creencias limitantes que son sepultadas en su interior para verse más hombre.

Pero, ¿sabes qué?

Volverte hombre es aprender a lidiar con esas heridas, afrontar el reto, aceptar esa iniciación. Todo hombre tiene una herida, una herida que sanar.

Ya sea la relación con su padre. O quizás la falta de uno. La relación con las mujeres, que viene en gran parte de tu relación con tu madre. La relación consigo mismo, lo que se exige y quien cree ser. Y su relación con un poder superior o falta de esa conexión en su vida.

Una herida que todos cargamos.

No se trata, y nunca se trató, de ser el “alfa”, de dejar de ser el “beta” o lo que rayos te hayan dicho.

Se trata de ser el hombre que quieres ser. Un hombre auténtico. Un hombre que experimenta su masculinidad al máximo.

Genera emociones atractivas y fascinantes en ellas

Aclaremos algo: las mujeres pueden sentir que eres un hombre fascinante, interesante y único. Siempre cuando lo seas, no sólo porque lo aparentes.

Y hago esta obvia aclaración porque muchos te aconsejan que te pongas en el papel responsable de lo que debe sentir una mujer cuando está contigo, hablando o en una cita.

¿Haz analizado este consejo detalladamente?

Es verdad, nos sentimos atraídos por esas personas que nos hacen sentir emociones fuertes y estimulantes. Pero, ¿te das cuenta de lo desgastante que es estar todo el tiempo preocupado por lo que pueda sentir ella?

¿Por las emociones que debes hacerle sentir para que te vea como un hombre atractivo?

Si me lo preguntas es demasiado trabajo solo para aparentar. Y en cierta forma para manipular.

Y si te lo preguntas, si, hacer que las personas se sientan de una manera determinada que te beneficia es manipulación.

Además, es demasiado tiempo y esfuerzo invertidos en algo que puede o no funcionar.

En lugar de hacerte responsable de las emociones de las mujeres con las que te encuentres, por qué no mejor convertirte en un hombre estimulante y emocionante.

Yo creo que todo esto se resume en la idea de dejar de obsesionarse con PARECER y en su lugar trabajar en SER.

Pero quiero darte un poco más de sustancia.

Quiero que nos quede claro que muchos de estos consejos y otros más que puedes encontrar por allí parten de la idea errónea: tu vida se va a resolver cuando aprendas a seducir o enamorar más mujeres.

Lo más cínicos te dirán que acostarte con más mujeres y cada vez más lindas, te resolverá toda la vida.

No puedes reducir la motivación, las acciones y el propósito de un hombre solo a conquistar a una mujer o varias mujeres.

El universo de un hombre no puede orbitar alrededor de las mujeres. Es un universo muy pequeño.

En lo personal, tengo en cuenta que el hombre quien soy y en el que me esfuerzo por trabajar todos los días va más allá.

La mujer que elijas para tu vida no es la aventura, no es el objetivo final, es parte de tu aventura.

Una mujer no quiere ser la aventura, quiere ser parte de ella.

Artículo anterior3 Cosas Que Debes Eliminar De Tu Vida (Urgentemente)
Artículo siguienteCómo Ser Un Hombre Con Honor

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí